Feliz otoño

Feliz otoño

lunes, 20 de agosto de 2012

LA CALLE BARCHILLA (BARXILLA)


nostravalencia.com


En el mismo centro de la Valencia histórica se encuentran la Catedral y el Palacio Arzobispal. Entre los dos edificios hay una pequeña calle con un arco que los une, esa es la calle “Barchilla”. Me llama la atención el nombre, del que no encuentro significado, e investigando para vosotros me entero de lo siguiente:


flickr.com

todocoleccion.net
La calle Barchilla (Barxilla) alberga en un lateral del macizo arco que une la Catedral y el Palacio Arzobispal de Valencia, una peculiar marca en la piedra que dio origen al nombre de esta calle. La hendidura, de forma rectangular y con dos muescas triangulares a los lados, sirvió en Época Medieval de patrón a los carpinteros que fabricaban las barxillas, cajas de madera y medida de volumen  que servía para pesar el trigo, con capacidad de 10 litros.

Hasta la implantación del sistema métrico decimal, barxillas, fánegas, varas, codos, pies y pulgadas eran los sistemas de medida comunes, si bien en cada región variaban y no era lo mismo una vara aragonesa que una valenciana. De ahí, la necesidad de los referentes o patrones de medida. La barchilla era la medida para los áridos únicamente en el antiguo Reino de Valencia.

Antiguamente los carpinteros que construían barxillas se acercaban hasta el molde de piedra del Palacio Arzobispal para comprobar que su caja se ajustaba a la medida oficial. 
La calle de la Barchilla se encuentra próxima a la calle de la harina, a la del peso y al Almudín -antiguo almacén de cereal-. La toponimia evidencia que la zona estaba muy ligada a la industria del trigo, un producto que en la antigüedad servía para pagar el impuesto del diezmo a la Iglesia. Precisamente por eso, la piedra-patrón de la barchilla se colocó en la pared del Palacio Arzobispal. El arco de estilo renacentista que unía la Catedral con el Palacio Arzobispal fue lo único que salvó de este segundo edificio tras el incendio que sufrió en la Guerra Civil. Con el arco se salvó de las llamas la piedra de la barchilla, una de las medidas del antiguo sistema medieval que cayó en desuso con la generalización del sistema métrico decimal a partir de 1840. Hasta entonces, cada cosa tenía su medida. Por ejemplo, las telas y otros tejidos se medían en varas, que no era otra cosa que un trozo de madera de un largo determinado que, sin embargo, variaba de una región a otra de España.

Las onzas se utilizaban para pesar los metales preciosos, como el oro y la plata. En construcción se utilizaban pies, pulgadas y codos, medidas que variaban en función de los miembros de los reyes. Precisamente, el padre Tosca, autor en el siglo XVIII, de los primeros planos de la ciudad de Valencia midió palmo a palmo y con un cordel toda la ciudad. 
Sacado del Texto: Hortensia García - Diario Levante - 30 de Junio de 2.003.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.