Invierno mágico

Invierno mágico

viernes, 22 de febrero de 2019

ESCAPADA DE INVIERNO




Demasiado tarde. De pronto caemos en la cuenta que estamos a solo  200 kilómetros de la frontera Austriaca, y a 90 de los Alpes italianos. Lo valoramos entre los tres, nosotros y Romeo, (nombre con que bautizamos a nuestro “Focus”),y decidimos intentar lo que la prudencia aconseje. 

Desayunamos los tres en la stazione di servicio, Romeo se llena la panza de buena benzina, y carretera y manta. Destino inicial Bassano del Grappa. 

Cuando ya tenemos los pre-Alpes a la vista, nos encontramos por fin con una gran superficie comercial. Incluso con dificultad de aparcamiento. Aprovechamos para comer en un self service. Un spremuto di melograno (granada exprimida),  y café cierra el refrigerio. Tiendas múltiples en rebajas a precios españoles. Donde algo había que comprar.






Ya hemos cambiado las acequias de riego por riachuelos cantarines. 


Bassano tendrá 40/50.000 habitantes, con hoteles, que antes no habíamos visto, y tiendas variadas; ya es terreno de turistas, y de buena economía por la casi Milla de Oro a la milanesa que encontramos, donde no nos atrevimos a entrar ni para preguntar.








Supongo porque ya es camino a la estación de sky de Cortina,d`Ampezzio.













Siempre el león veneciano marca donde estamos. 

Aunque el principal atractivo es el viejo puente cubierto sobre el rio Brenta. 




Parece ser que aquí inventaron la “Grappa italiana”. Entramos a merendar en un lugar típico en el puente viejo. Tomé una grappa suave y ríete del “Rua Vieja, de España, agua de chirlis. Como dulce solamente tenían el “Apfelstrudel” de manzana, típico postre austrohúngaro, que nó alemán.




En 1918 tuvo lugar la batalla de Monte Grappa, donde los italianos derrotaron al imperio austrohúngaro, quizá sea una celebración histórica. El frío y la noche nos obligaba a volver a casa.

Como vemos en los escaparates, ya todo son recuerdos alpinos.





Todavía paramos en Camposanpiero (PD), donde teníamos localizado un super. Tenía la mochila vacía y faltaban los sabrosos recuerdos: scamorza affumicata, pecorino pecato, formaggio asmonte, scamorzine affumic y salame de casa Mario. 

Supimos mas tarde, que existe un crucero por el rio Brenta desde su desembocadura junto a Venecia, hasta Padua. Es un día y vale menos de cien euros; para otra vez.

miércoles, 20 de febrero de 2019

ESCAPADA DE INVIERNO





En el camino a Castelforte tuvimos un regalo inesperado. Tal como íbamos nos encontramos a un lado de la carretera una recreación de cómo debieron ser las primeras construcciones o viviendas de los aldeanos del Véneto. Ya os decía que todo era una zona agrícola y sencilla, supongo como fuera también en mi Valencia la “barraca”.

Todo abierto, y sin ningún coste.



Acompañadme pues muy curioso.