¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

sábado, 15 de junio de 2013

NO DESAYUNAR ENGORDA

yavoymama.info


Suena el despertador y el cerebro empieza a preocuparse:
"Ya hay que levantarse y nos comimos todo el combustible'"..............
Llama a la primera neurona que tiene a mano y manda mensaje a ver qué disponibilidad hay de glucosa en la sangre. Desde la sangre le responden:' Aquí hay azúcar para unos 15 a 20 minutos, nada más'.

El cerebro hace un gesto de duda, y le dice a la neurona mensajera: 'De acuerdo, vayan hablando con el hígado a ver qué tiene en reserva'. En el hígado consultan la cuenta de ahorros y responden que 'a lo sumo los fondos alcanzan para unos 20 a 25 minutos'.

En total no hay sino cerca de 290 gramos de glucosa, es decir, alcanza para 45 minutos, tiempo en el cual el cerebro ha estado rogándole a todos los santos a ver si se nos ocurre desayunar.

Si estamos apurados o nos resulta insoportable comer en la mañana, el pobre órgano tendrá que ponerse en emergencia: 'Alerta máxima: nos están tirando un paquete económico.

Cortisona, hija, saque lo que pueda de las células musculares, los ligamentos de los huesos y el colágeno de la piel'.

La cortisona pondrá en marcha los mecanismos para que las células se abran cual cartera de mamá comprando útiles, y dejen salir sus proteínas. Estas pasarán al hígado para que las convierta en glucosa sanguínea. El proceso continuará hasta que volvamos a comer.

Como se ve, quien cree que no desayuna se está engañando: Se come sus propios músculos, se auto devora. La consecuencia es la pérdida de tono muscular, y un cerebro que, en vez de ocuparse de sus funciones intelectuales, se pasa la mañana activando el sistema de emergencia para obtener combustible y alimento.

¿Cómo afecta eso nuestro peso?

Al comenzar el día ayunando, se pone en marcha una estrategia de ahorro energético, por lo cual el metabolismo disminuye. El cerebro no sabe si el ayuno será por unas horas o por unos días, así que toma las medidas restrictivas más severas.

Por eso, si la persona decide luego almorzar, la comida será aceptada como excedente, se desviará hacia el almacén de 'grasa de reserva' y la persona engordará.

La razón de que los músculos sean los primeros utilizados como combustible de reserva en el ayuno matutino se debe a que en las horas de la mañana predomina la hormona cortisol que estimula la destrucción de las proteínas musculares y su conversión en glucosa.




ASÍ QUE YA LO SABES AHORA...NUNCA MÁS SALGAS SIN DESAYUNAR, TU ORGANISMO TE LO AGRADECERÁ Y COMPENSARÁ CON MAYOR SALUD, QUE PODRÁS DISFRUTAR VIVIENDO MÁS TIEMPO Y SANO PARA QUE CONVIVAS CON TUS SERES QUERIDOS... DESAYUNADO TEMPRANO, LLEVARÁS ENERGÍA SUFICIENTE QUE TE AYUDARÁ A QUE TU MENTE SEA MÁS ÁGIL, TUS PENSAMIENTOS MÁS ESPONTÁNEOS, TU CUERPO MÁS RELAJADO, CON MAYOR FACILIDAD DE MOVIMIENTO Y POR LÓGICA... TE ESTRESARÁS MENOS. 



Fuente: Dra. Daniela Jakubowic (Endocrinóloga)

8 comentarios:

  1. ¡Ay, Marcos, si siempre se explicase este complejo proceso de una forma tan científica, didáctica y amena...! No haría falta ese inmenso peregrinar a "la pesada semanal" de quien cree que con pesarse y medirse "su relación grasa/músculo". Sencillamente razonarían. Autodigerirse es un proceso frecuente en los seres vivos con metabolismo complejo. ¡TIENES TODA LA RAZÓN, MARCOS! Se necesitan profesores tan amenodidáctas como tú.

    Un abrazo, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo he copiado a la doctora Jakubowic, no hay merito mio, pero me gustaría saber si tiene mas escritos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. A desayunar pues, es la mejor comida del día, junto con la merienda. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a intentar contactar con la dra. Jakubowic a ver si tiene algo escrito sobre "como adelgazar comiendo pasteles", no importa la hora del dia.

      Eliminar
  3. Acabo de desayunar, pero no estoy de acuerdo. Yo nunca he oído hablar a mi cerebro con alguna neurona, ni menos activar la alerta roja por falta de agua o de esas cosas que dices, además este año ha llovido mucho, así que el cerebro adelgazará... ¡Huy que lío!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando mis hijos eran peques algún fin de semana desayunábamos a la americana, con gran alegría de ellos y enfado de su madre porque les alteraba las comidas.

      Eliminar
  4. Me ha encantado tu original forma de trasladarnos la información con esos simpáticos diálogos entre las distintas partes de nuestro organismo como personajes.
    Siempre me sorprendió que hubiese personas (tuve muchos compañeros de trabajo que lo hacian) que llegasen al mediodía sin haber desayuno. En mi caso, cuando me despierto voy como una sonámbula a preparar el café y un buen desayuno, y tomarlo tanquila y sentada, luego si tengo prisa y se me hace tarde, corro y corro, pero el dasayuno es sagrado para mi y lo hago como un ritual agradable. Lo curioso es que estoy igualmente gorda, pero eso es por el buen apetito que tengo y lo que me gusta todo, jaja. Bueno ahora estoy en plan de reforma.
    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  5. Sin tomar nada para desayunar no lo soporto, aunque voy variando a lo largo del año. Como siempre estoy en ese "plan reforma" que dices, u operación bikini que dicen otros, he estado un par de meses desayunandome tres naranjas y un café expreso cortito, como a mi me gusta. pero a media mañana he de tomas un poquito de algo.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.