¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

viernes, 19 de julio de 2013

HEMINGWAY SE ENAMORO DE VALENCIA



Leo en ABC.ES un magnifico reportaje de ANGIE CALERO sobre las visitas efectuadas por Hemingway a Valencia en 1959. Me llama la atención pues mentalmente solo lo relacionaba con Pamplona, y me resulta muy chocante su relato de un almuerzo en nuestro restaurante “La Pepica”, todavía activo en la playa del Cabanyal, y publicado por él mismo en su primera obra “Fiesta”.

 «La cena en casa de Pepica fue excelente. El restaurante era grande, limpio y al aire libre, y todo lo cocinaban a la vista del cliente. Se podía elegir lo que desearas, asado o a la plancha, y el mejor pescado, y los arroces eran los mejores de la playa. Estábamos de buen humor y hambrientos, y comimos bien. Pepica es un negocio familiar y todo el mundo se conocía. Se oía romper las olas y las luces relucían en la arena húmeda. Bebimos sangría servida en jarras grandes y, como aperitivo, salchichas, atún fresco, langostinos, y tentáculos de pulpo fritos que sabían a langosta. Luego unos pidieron filetes y otros pollo asado con paella. A juicio de los valencianos, fue una comida muy moderada y la propietaria del local temía que nos hubiéramos quedado con hambre».

En el reportaje de ANGIE CALERO nos cuenta con todo detalle su asistencia al Café Ideal Room, y al Café del Siglo, donde solían reunirse los poetas valencianos de izquierdas de la época. Sus estancias debieron ser varias pues se alojó en el Hotel Reina Victoria, Hotel Inglés, Hotel Royal, Hotel Excelsior, y Hotel Metropol, donde lo expulsaron del hotel por hacer prácticas de tiro con una colilla que Orson Welles se ponía en la boca.

Corto y pego este párrafo: 

Cuando se habla de Hemingway se hace referencia al París de los años 20, a su pasión por la caza y la bebida, a Gertrude Stein y Alice B. Toklas, a Picasso, a Ezra Pound y a Jonh Dos Passos. Pero lo que muchos no saben de este gran escritor y novelista es que su pasión por los toros y la Guerra Civil española le hizo venir a España y, concretamente, a Valencia.
Hemingway, como gran modernista que fue, perteneció a la «Generación Perdida», así bautizó Gertrude Stein a todos aquellos que se dejaban caer por su casa de la rue Fleurus en los años 20. Pero en 1925 decidió acudir a los Sanfermines en Pamplona y seguir al gran torero Cayetano Ordóñez. Gracias a él, en el mismo año llegó a la Estación del Norte en un tren de madera, para ir a las corridas de toros. En aquel momento el escritor no sabía que se enamoraría de la ciudad, tanto es así que no dejará de mencionarla en siete de sus obras. En una de sus cartas enviada a su amigo Waldo Pierce en 1928, hablaba de la ciudad y decía así: «En Valencia es condenadamente estupendo comer en la playa o en la ciudad un buen melón con una jarra de cerveza muy fría».


FERIA DE JULIO. PROGRAMA PARA HOY

Mercado Medieval Barrio del Carmen – c/Lopez Chavarri – 22.00 horas
Preselecciones Falleras – Jardines del Palau, Sur – 22.00 horas
Concierto de  Fito y Fitipaldis – Jardines Viveros – 22.00 horas

7 comentarios:

  1. Por fortuna, el buen comer y beber es patrimonio de los hombres en general. Valencia y sus virtudes no necesita de los famosos para promocionarse si bien es de agradecer
    Salut i força

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego a comer y beber no tiene que venir nadie a enseñarnos.

      Eliminar
  2. ¡Qué poco sabía yo de Ernest Hemingway! Tu artículo me ha dado pie para repasar y en realidad enterarme, de la vida de este controvertido personaje, sus viajes, sus borracheras, sus estancias en España, Cuba, los libros que abandonó allí en la bóveda de un banco en La Habana y luego fueron decomisados, sus dos accidentes seguidos de avión en el Congo Belga, en una palabra su vida y lo que tampoco sabía es que se había suicidado.

    ResponderEliminar
  3. Ernest Hemingway fue un enamorado de España, de cualquier región que visitó. Por supuesto iría a los toros y en "Fiesta", a modo de diario escribió muchas de sus experiencias en los lugares más significativos en los que lo pasó bien. Valencia no podía sino gustarle y disfrutar de esta espléndida ciudad. Muy buen reportaje.

    Un abrazo, Marcos.

    ResponderEliminar
  4. Como tu bien dices, tengo entendido que vino porque le interesaba el cartel de Toros.

    ResponderEliminar
  5. Llego a este rincón de la red por casualidad y qué ilusión más grande me ha hecho cuando he leído que me mencionas y te gustó mi reportaje!!! Muchísimas gracias, a una joven periodista que se acaba de iniciar en este mundo le emocionan mucho estas cosas!

    Angie Calero

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.