¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

lunes, 24 de febrero de 2014

ECONOMÍA SUMERGIDA

lacebolla.es


Lucio A. Muñoz escribe en El Economista, un largo comentario sobre la Economía sumergida en España, del que me veo obligado a transcribir algún trozo por coincidencia…

Ya sabéis que no quiero politizar, y solo me meto con nuestros administradores cuando repercute en los jubilados, pero ello no impide que vea la realidad, y los problemas de paro de los familiares que me siguen, y me subleva que nuestros políticos no vean la realidad de la calle, siempre con sus grandes cifras macroeconómicas.

El ministro de Economía y Competitividad del Gobierno de España comentó recientemente que “las situaciones personales difíciles no justifican la economía sumergida”. Pero le faltó añadir que muchas de estas situaciones personales las ha provocado la voracidad fiscal del Gobierno. (La última, el aumento del 20% de la cuota a los autónomos societarios). La mayoría de los negocios sumergidos dejarían de practicar la inmersión económica si el Gobierno no los empujara, a través de Hacienda y la Seguridad Social, a una quiebra segura. Se trata de una cuestión de supervivencia, tanto empresarial como vital.

El obsesivo enfoque en la macroeconomía impide al ministro analizar fielmente la dramática situación que viven la mayoría de las pymes y los autónomos españoles en la economía real. 

Es probable que desde el coche oficial no se observen bien los locales vacíos y sin alquilar. Los negocios que desaparecen a diario. Las cafeterías sin clientes. La desolación de los emprendedores, que necesitan algo más que ilusión para pagar los confiscatorios impuestos y las abusivas cotizaciones sociales, y saltarse las barreras burocráticas o las que limitan la libertad económica.

En definitiva, la miseria que se respira en la calle.

14 comentarios:

  1. Hola Marcos tienes mucha razón.
    Cada vez hay más comercios cerrados y poca ayuda a los autónomos.
    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco a quien compraba bajos para tener asegurada la vejez; ahora se quedan vacíos si no se usan de garaje. La época del pequeño comercio ha muerto en las ciudades.

      Eliminar
  2. Es cierto, no se dónde vamos a llegar.. Feliz lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malos tiempos, pero cambiará a mejor, ya verás.

      Eliminar
  3. En mi ciudad comercio que se cierra comercio que abren los chinos. El sector servicios va a paar a sus manos quitando las grandes superficies.
    Un saludo Marcos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí en Valencia ahora les ha dado por los bares, y pagan al contado, pero los mas listos siguen quedándose con el cocinero.

      Eliminar
  4. Suscribo cada una de tus palabras. Y me sumo a la indignación desde la que veo todo esto.
    Ellos, dicen verlo y saberlo todo, sin embargo no ven lo primordial y esencial.
    " No hay más ciego que el que no quiere ver".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se han centrado en únicamente en la macro economía, y se les ha ido de las manos la primera necesidad de los ciudadanos.

      Eliminar
  5. El gobierno no se quiere dar cuenta que está sacando algo de dinero a corto plazo, menos del que pensaba, y sin embargo está hundiendo la economía. El gravamen actual que tienen los autónomos y las pymes en general hace que muchos no puedan soportarlo, por lo que tratan de subsistir trabajando en la clandestinidad sin facturas y por supuesto sin IVA. Mala solución tenemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente ese el nudo de la cuestión.

      Eliminar
  6. Haciendo números para hacerme autónoma, comprendo mejor a los que trabajan en negro. Me salen unas cifras... que si en 3 meses no consigo los beneficios calculados, me arruino. Así de claro. Pero claro, para publicitar el servicio hace falta que esté todo en regla. Creo que los que trabajan en negro lo hacen por necesidad, porque no creo que compense vivir con el miedo a que pase una inspección o a que alguien lo denuncie.
    Queda tanto por hacer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa es ser emprendedor, y otra suicidarse económicamente.

      Eliminar
    2. Ya te digo! En ese punto estamos, en hacer números y un plan de marketing para no llegar a la bancarrota.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. La economía sumergida, Marcos, es un cáncer que se está comiendo la Hacienda Pública. Estoy totalmente de acuerdo con tu artículo pero cre que nos han enseñado a estar en la antesala de la podredumbre. Con los trabajos que se ofertan, los sueldos que se ganan y la dedicación que se exige, nos abocan a un fraude continuado que, lo peor del caso: no vigilan ni saben cómo evitarlo. Solo la ayuda ciudadana solicitando facturas oficiales es el eslabón donde está anclado esta lumbrera de ministrillo de Hacienda que tenemos. ¿Crees que con los millones de trabajadores, que están registrados, en paro que existen no habrían estallado ya de la miseria en la que se encuentran si no tuviesen a mano la "oportuna ayuda" del desaprensivo de turno que sin contratarles les suministra trabajo? ¿Crees que la miseria que se respira en muchos lugares de la ciudades y el campo, si no fuese por las mañas que cada cual ejerce podrían vivir? Al igual que las malversaciones a troche y moche, la economía sumergida es inmensa.

    Un abrazo, Marcos.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.