¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

martes, 13 de mayo de 2014

PALACIO MARQUES DE CAMPO



El palacio es la sede del Museo de la Ciudad, sito en la plaza del Arzobispo, donde se exponen interesantes colecciones municipales de pintura, grabados y pesas y medidas. El Ayuntamiento declara en 1973 el palacio Monumento Histórico Artístico de carácter local y de carácter provincial en 1982. 

Fue el palacio de los duques de Villahermosa y posteriormente del Marqués de Campo y de los condes de Berbedel. El edificio se remonta al siglo XVII, pero apenas quedan elementos originales.

En la fachada principal, de traza clasicista, se abren dos grandes puertas enrejadas, que dan acceso a un patio con arcadas. A la derecha, una escalera de estilo Luís XV sube al primer piso, en el que encontramos diferentes salones, cada uno de ellos con un tema decorativo que les da nombre, si bien hoy en día están desprovistos del mobiliario y la decoración original.

Es de destacar la cúpula de la escalera, muy amplia y decorada con finos esgrafiados, así como la estancia conocida como la "serre", acristalada como si se tratara de un invernadero, y la capilla construida junto a ella.

En el patio descubierto podemos encontrar dos esculturas sobre pedestal, ambas obras de Giacomo Antonio Ponzanelli (Carrara 1654 - Genova 1735) que proceden originalmente del desaparecido Huerto de Pontons (Patraix). Venus y Apolo.

En el plano del Padre Tosca realizado en 1704 ya figura reflejado el edificio con una planta parecida a la actual. 

En 1850 fue adquirido por José campo y Pérez (futuro Marqués de Campo) activo empresario y alcalde de Valencia, quién instaló allí su residencia y la sede social de sus empresas, llevando a cabo importantes reformas en el interior y construyendo un nuevo cuerpo central en la fachada principal. 

José Campo Pérez vende en 1875 el palacio al industrial Santiago García y este a su vez en 1880 al X Conde de Berbedel, don José Prat Bucelli, casado en 1884 con Sofía Dasí Puigmoltó hija del Marqués de Dos Aguas. El conde de Berbedel colocará los escudos heráldicos en la fachada con las armas de los Prat, Bucelli, Dasí y Puigmoltó y sobre ellos la corona condal. También podemos encontrar las armas familiares en las pechinas de la cúpula que cierra el hueco de la escalera. 

Durante el mandato del General Elio el palacio sirvió de Capitanía General, y en 1840 fue adquirido por José Campo, activo empresario y alcalde de Valencia, quién instaló allí su residencia y la sede social de sus empresas, llevando a cabo importante reformas. Su último propietario fue don Federico de Prat y Dupuy de Lome, XIII vizconde de Viota de Arba y nieto del conde de Berbedel, quien lo vendió al Ayuntamiento de Valencia en 1973. 

En 1989 después de una costosa y profunda rehabilitación, el Palacio de los Condes de Berbedel, pasó a denominarse Palacio del Marqués de campo y puesto en uso como sede del Museo de la Ciudad, donde se exponen obras del patrimonio valenciano que hasta entonces se hallaba disperso por distintos edificios. También es usado como Sala de Exposiciones temporales.
















10 comentarios:

  1. Un lugar de los muchos que hay en Valencia, lleno de belleza y con una arquitectura perfecta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. En general, Marcos, los "museos de las ciudades" no se puede decir de ellos que sean de un interés primordial. El de Murcia es mediocre, al igual que el de Roma o París. ¿Qué creo que les sucede? Que les falta un lugar adecuado para exponer la historia y evolución de la ciudad, así como sus piezas artísticas. Se encuentran en viejos palacetes o antiguos caserones sin interés. El de Valencia siempre me ha llamado la atención por no poseer este pequeño defecto que rompe el encanto del visitante. El palacio en el que se encuentra, basta apreciar tu excelente reportaje, es un lugar idóneo y muy característico. Bien cuidado y mejor iluminado hace bello hasta los antiguos grabados de la estructura de la ciudad en sus inicios como gran urbe. Excelente reportaje.

    Un abrazo, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prioritariamente a mi parecer lo importante es el contenido, pero si le pùedes sumar la belleza del continente, mejor que mejor. Saludos

      Eliminar
  3. Pues me parece un lugar impresionante.
    Así da gusto, porque a la exposición que en cada momento tenga el Museo, se le suma el encanto del palacio y lo bonito e imponente que resulta.

    Un abrazo, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos Nélida, es lo que le comentaba a Antonio. Bss.

      Eliminar
  4. Muy bonito! Has hecho bien tomar vacaciones, además lo del blog, hay que adaptarlo a nuestro ritmo interior, cuando podemos y queremos se hace, sino nos vamos a leer o tomar el sol ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá es el equilibrio que aun me cuesta encontrar, aunque siempre he tenido claras mis prioridades, y no voy a crearme necesidades en detrimento de la familia. Saludos.

      Eliminar
  5. Ayer no me dio tiempo a comentar, en este caso ya, solamente una pregunta ¿No te duelen las cervicales por haber ello esas fotos? Nada más verlas ya me duelen a mi.
    Por cierto las fotos muy buenas.

    ResponderEliminar
  6. Pues hombre la cupula me dió su aquel, casi me caigo estirandome.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.