Feliz otoño

Feliz otoño

domingo, 20 de julio de 2014

SIEMPRE NOS FALTA TIEMPO




Estefanía Simón nos cuenta en “ 20 minutos”, cinco claves para hacer un buen trabajo, y no caer presa de los nervios.

El tiempo es un bien escaso, mejor leerla por ver si aprendemos algo.





1. Párate y piensa.

Quizás este no sea el paso más efectivo en momentos donde nos falta tiempo para terminar algo y dónde el pánico aparece entre nosotros. Pero sí, aunque parezca mentira, en estas situaciones lo mejor es reflexionar durante unos segundos e intentar tomar la decisión correcta. Esos minutos te servirán de ayuda para hacer, con más claridad y tranquilidad, el resto del trabajo. 

2. Establece prioridades.

Es imprescindible decidir cuáles son las cosas de las que podremos disponer y cuáles son las innecesarias. Tienes que fijarte un objetivo y, a través de él, seleccionar aquello que te facilitará el camino y te hará llegar a tu fin de forma directa. 

3. Recurre a tus puntos fuertes.

Muchas veces, en momentos de tensión, nos volvemos personas más creativas y sacamos todo nuestro desparpajo y sabiduría para escapar de una situación en concreto. El presidente Roosevelt lo dejó claro. Escribió su discurso de Pearl Harbor en el coche de camino al Capitolio de los Estados Unidos. Y, a la vista está, que ha pasado a la historia. 

4. Pide ayuda. 

Cuando estás presionado por el tiempo, lo mejor es pedir ayuda a tus amigos o compañeros. Siempre viene bien contar con las ideas de otros para elaborar un trabajo más rápido y efectivo. No dudes en pedir ayuda cuando lo necesites. Hoy puedes ser tú quien la necesite y mañana pueden ser otros. Es una moneda de cambio. 

5. A la próxima, calcula.

Es cierto que, nunca viene mal sentir la adrenalina de forma intensa y, finalmente, solucionar aquello que te lo ha provocado. De hecho, muchas personas trabajan mejor bajo presión y en el último minuto. ¡Es gratificante sacarlo adelante con tan poco tiempo! Pero, debes de ser precavido y, para la próxima, administrar mejor tu tiempo. De lo contrario, estos pasos volverán a tener un gran espacio en tu mente. No los tengas muy lejos, nunca se sabe cuándo los volverás a necesitar.

9 comentarios:

  1. Estas cinco máximas, Marcos, son tan importantes que cumpliéndolas, el famoso stress no se produciría o al menos se paliaría en gran medida. La esclavitud de un horario comprendo que a veces sea una necesidad: entrada al trabajo, el horario del colegio... pero de ahí hasta la esclavitud que supone el reloj va un trecho bien grande. Creo que debemos tener siempre en la mente estos cinco consejos que han sido probados y analizados.

    Un abrazo, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo, los horarrios, son una trampa, nacemos ya con una agenda muy apretada. fruto de los tiempos.

      Eliminar
  2. Lo mismo estas pautas son las necesarias...pero me da que en ellas buscaríamos otras prioridades dentro de ellas...
    Besos amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo Inma. Los jubilados parece que somos ahora los reyes del tiempo.
      Error, nos dicen, como no tienes nada que hacer ... Menos libertad, relativa, que nunca.

      Eliminar
  3. A estas alturas del partido ya no tengo ese problema, es verdad que hay momentos en los que el tiempo presiona, hay que cumplir con la entrada y la salida del colegio (el de los niños, no el mío...) pero una vez terminada esa carrera contra el reloj..., tengo tiempo para compartir, para leer, para visitar blogs, para pensar en que poner en el mío..., Sí, tengo tiempo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues disfrutalo mientras puedas. Ya sabes el dicho: "Si tienes un buen dia, alguien vendrá a estropeartelo". Es broma.

      Eliminar
  4. Lo de que "Siempre nos falta tiempo" estoy de acuerdo contigo. El punto 4 antes lo utilizaba mucho con mis copañeros de trabajo, me daban buenas ideas, aunque fueran para casa e incluso en algún caso se ofrecían a ayudarme.
    Ahora en casa, mejor no digo nada ya que las ideas suelen ser de TBO y como pida ayuda para sujetar algo, la contestación suele ser "¿Y para colocar un tornillo, me tienes aquí un cuarto de hora?"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es jubi, tal como cuentas. Con mis hijos pèqueños yo les quería enseñar lo poco que se hacer, y solo hubo uno que durante unos años se decía mi ayudante. Cuando tengan que pagar por poner un tornillo, como tu dices, me recordarán.

      Eliminar
  5. Qué prácticos consejos. En lo personal, siempre siento que me falta tiempo para hacer todo lo que quiero. Tendré en cuenta estos consejos. Saludos.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.