¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

viernes, 17 de octubre de 2014

CASARSE, Y PORQUE NO...


Nunca es tarde para dar el 'sí quiero'. O al menos eso piensan cada vez más personas mayores de sesenta años en España a juzgar por la estadística oficial, que demuestra que en los últimos diez años se ha duplicado el número de bodas en esa franja de edad.

Según los últimos datos del INE, la cifra de enlaces en los que al menos uno de los cónyuges tiene 60 años o más ha escalado de 3.721 (en 2003) a 7.878 (2013). El auge coincide, además, con un periodo en el que la institución del matrimonio vive sus horas más bajas —reduciéndose de 212.300 a 155.098— lo que hace todavía más relevante el fenómeno del incremento de los nuevos matrimonios tardíos.

Actualmente ya en una de cada 20 bodas al menos uno de los novios ha traspasado la barrera de los sesenta años. Diez años atrás, había que mirar en 57 enlaces para encontrar un novio así de mayor.

Un hombre de 60 años tiene por delante, de media, 20 años más de vida. Y las señoras, más: 25,6 años. Según los sociólogos, este alargamiento de la vida ha transformado el concepto de ancianidad en parte por el entusiasmo con que la sociedad ensalza los valores asociados a la juventud.

En 2013 se casaron 5.775 novios mayores de sesenta años. Se ve claramente que personas que años atrás ni siquiera se divorciarían, ahora no solo lo hacen, sino que también se vuelven a casar.

La brecha todavía ámplia entre géneros da cuenta de otro fenómeno reconocido, que los hombres mayores se casan a menudo con mujeres más jóvenes. A veces muy jóvenes. "No nos es ajeno el caso, sobre todo en el medio rural, en la aldea, del señor viejo al que la familia le pone una chica, a menudo extranjera, para que le cuide. Y del roce nace el cariño. Se casan y cuando se muere el viejo la joven se queda al menos con el usufructo de la vivienda, Y los hijos se tiran de los pelos.

Fte. 20 minutos

13 comentarios:

  1. La vida está para disfrutarla, y si es de a dos, mucho mejor, no?
    La cuestión del último párrafo, suele suceder...

    Saludos, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando te haces mayor es cuando mas aprecias lo cortisima que es, y que hay que disfrutar todos lo buenos momentos que te dá.

      Eliminar
  2. Lo de que el roce haga el cariño es relativo, también levanta ampollas pero a veces los intereses y temores las cauterizan.
    Así somos, nos guste o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La convivencia es muy compleja e imprevisible. Bss

      Eliminar
  3. Yo conozco el caso de un par de parejas mayores ambos viudos, que en lugar de casarse se ajuntaron, para evitar que uno de los dos perdiera la pensión por viudedad. Claro que cuando falleció el hombre, los hijos mandaron a "paseo" a la mujer que quería quedarse con todo y como no se habían casado, ni eran pareja de hecho, ella tuvo que buscarse la vida por otro sitio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede estar a las duras y a las maduras. Se también de casos, pero según pasa el tiempo suelen formalizar la relación precisamente por eso que cuentas.

      Eliminar
  4. También he leído que los divorcios aumenta en matrimonios mayores. Supongo que todo esto se debe a que cada vez somos mas los viejos y menos los jóvenes. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un punto de vista muy acertado, preciosamente por esa nueva longevidad que disfrutamos. Bss

      Eliminar
  5. Me parece bien que la gente se case, ( o incluso se rejunten si quieren), total, la vida son cuatro días.
    Besos.
    Y los problemas de las herencias están por todos sitios, ya que los dineros mueven mucho.

    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me río mucho precisamente por esas situaciones de padres e hijos, que lo tienen totalmente abandonado y luego lloran que los deshereden o se casen con la cuidadora.Bss

      Eliminar
  6. Marcos me alegran estas noticias relacionadas de alguna manera con la longevidad de las personas, nos dá marcha¡¡
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una realidad, recuerdo que con veintitantos conocía a gente de cincuenta que parecían auténticos viejos, y ahora en los setenta y ochenta hay personas activisimas. Tambien los hay abandonados que son viejisimos mentalmente. Me refiero a personas que físicamente se cuidan y hacen ejercicio para mantenerse. En la piscina de mi barrio hay una señora mayor, mayor, de edad imposible de determinar que no puedes compartir largos con ella, pues no acaba nunca.

      Eliminar
  7. Marcos me alegran estas noticias relacionadas de alguna manera con la longevidad de las personas, nos dá marcha¡¡
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.