¡Hola Otoño!

¡Hola Otoño!

miércoles, 19 de noviembre de 2014

JUBILADOS BUSCAN LA PLAYA



Cuando era joven, el propietario de la farmacia de mi barrio, como alguna otra persona que conocía con un cierto poder adquisitivo, solían invertir en comprar bajos como garantía de una fabulosa jubilación.

Los cambios de costumbres han perdido su valor, al desaparecer la tienda de barrio a la mínima expresión en los barrios periféricos.

Ahora se está iniciando una nueva demanda, mayoritaria por parejas de jubilados en las zonas playeras de nuestro entorno. Me explico.

La caída de los precios de la vivienda ha dejado algunas gangas en las zonas costeras. Así, ahora que se está reactivando la compraventa de viviendas y también el mercado hipotecario, con ofertas hipotecarias cada vez más asequibles, adquirir una segunda residencia en la playa está ya no es algo exclusivo para grandes inversores. De hecho, es una práctica que se está generalizando y en torno a un 10% de los que compran un piso en la playa no lo hacen por capricho, sino como instrumento de ahorro de cara a la jubilación, según datos de la Red Alfa Inmobiliaria. 

En un momento en el que se insta a aumentar el ahorro de cara al futuro, con planes de pensiones privados ante las sombras que se ciernen sobre el futuro de las pensiones públicas, algunas personas están comprando pisos en la playa con el objetivo de mudarse a ellos cuando les llegue el momento de jubilarse y alquilar su primera vivienda. 

La inmobiliaria reconoce que existe un creciente interés por las viviendas de playa que permiten reproducir un tipo de vida similar al de la ciudad. “El comprador tradicional de costa, hasta hace poco primaba por encima de todo que la vivienda estuviera en primera línea de playa. Hoy son muchos los compradores que buscan que esté en el centro comercial de la localidad, cerca de servicios médicos, zonas comerciales y de ocio, bien comunicado por transporte público.

En definitiva, buscan adquirir una vivienda a la que trasladarse en su jubilación con la intención de alquilar la que hasta el momento ha sido su residencia habitual, beneficiándose de una propiedad más económica, ubicada especialmente en zonas cálidas de la costa mediterránea, aprovechando la importante caída de precios en la costa y obteniendo unas rentas adicionales.

19 comentarios:

  1. Mis "colegas" españoles no han perdido, por lo expuesto, ni un ápice de astucia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que quizá no hayamos tenido la previsión o posibilidad de ahorrar, hay que buscar opciones amigo Esteban.

      Eliminar
  2. Asi era hace unos años, se compraba para alquilar durante los meses de verano y se utilizaba un mes al año por los dueños, me alegro de que vuelva la costumbre aunque tenga alguna variación. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El alquilar un mes de verano al menos era casi imprescindible para soportar los gastos.

      Eliminar
  3. En la playa no se exactamente como va la cosa, pero en el interior... Yo tengo una vivienda en las proximidades de Madrid, la hemos estado alquilando unos cuantos años y la cosa ha funcionado, sin embargo nuestra idea era vender, pero volvió a surgir la ocasión del hermano de un conocido.
    Esa vivienda vacía, en mi caso me supone 3.000 euros anuales de gastos, comunidad, luz, IBI, declaración de la renta... así al surgir un inquilino, la hemos vuelto a alquilar por un precio bastante inferior al que la alquilábamos al principio y me surge una duda. Si este inquilino se niega a pagar, como se le puede exigir el pago de la deuda? En la actualidad te puede dejar el piso hecho un cristo y largarse de rositas, eso suponiendo que se vaya voluntariamente, y si se le obliga a dejar el piso? Es mayor el gasto que lo que se pueda obtener ya que se puede considerar insolvente. Dudas que en ocasiones me mantienen en vilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que planteas parece ser un problema universal, pero las leyes no siempre favorecen al propietario, y si lo favorecen es después de un largo y costoso proceso. Socialmente el arrendatario aparece como una víctima a la que "se lanza a la calle" (aunque no haya pagado), y puede suceder que lo que se tenía como una renta para vivir tranquilo se transforme en una pesadilla.

      Eliminar
    2. Siempre entraña un riesgo, a mi me pasó con un pequeño apartamento. Total indefensión, y estuve a punto de ir y cambiar la cerradura, pero mi abogado me dijo que era insolvente y me metia en un lio muy complicado. Tuve que esperar los meses que le dió la gana sin pagar, para volver a entrar.

      Eliminar
  4. En Chile (que es toda una larga zona costera) los precios de las viviendas a orillas de la playa no bajan ni con la amenaza de un tsunami. Y el problema en el Norte es que con el auge de la minería la demanda es tan alta, que los precios están por los cielos. Además el turismo hace que la vida ya no sea tranquila tampoco. En resumen, me quedo en medio del desierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro será la mejor decisión.

      Eliminar
    2. Mira, la verdad es que estamos alejados del mar, es terriblemente seco, pero tenemos sol todo el año y es tranquilo, como todo desierto. No hay inundaciones, ni huracanes, ni manifestaciones de ningún tipo, es tranquilo, y a nuestra edad, ¿no es tranquilidad lo que queremos?

      Eliminar
  5. Es cierto, Marcos. Los padres de una de nosotras cambiaron hace poco su residencia de la playa a otro lugar de la misma, pero mas cerca del centro comercial, del centro médico... Con la intención de ir pasando cada vez más tiempo allí, pero con todos los servicios posibles a su alcance.

    Un beso grande de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo mismo estoy buscando en la actualidad tranquilidad, comunicación, y servicios, pero no es tan facil.

      Eliminar
  6. no es mala idea, es importante que el lugar este dotado de los servicios necesarios para personas de esa edad. Servicios sanitarios, comerciales religiosos etc. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Bienaventurados los jubilados con tan buen poder adquisitivo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es exactamente así. Hay circunstancias diferentes en cada caso. Yo vivo en un piso en propiedad, de 150 m2, y estamos solos. Pretendo venderlo, no regalarlo, e irme alquilado para mis restos.

      Eliminar
  8. Aunque seguro que no viene a colación, te puedo asegurar que no me vacuno, ni por recomendación del médico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes un caza mariposas, digo caza entradas (Es para el 30), como verás tengo los deberes hechos.

      Eliminar
    2. Y yo tenía preparado el doodle de Google de hoy, que también me suelo enterar antes de tiempo.

      Eliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.