Feliz otoño

Feliz otoño

domingo, 16 de noviembre de 2014

NOSOTROS LOS ABUELOS (II)



La economía de los mayores. Otros que también deben mucho a los viejos son los hoteles de la costa española, que resisten en invierno gracias a los famosos viajes a la costa de los jubilados. Y es que las pensiones también son fundamentales más allá de la ayuda familiar, ya que repercuten en la economía en general. 

Según un estudio de la UDP del mes de julio, el 40% de los comercios asegura que aguanta mejor la crisis, llegando incluso a aumentar sus ingresos gracias al incremento del consumo de los mayores de la sociedad. En este sentido, destacan los negocios de alimentación, bebidas y tabaco donde el 51% de sus responsables consideran que venden más por este colectivo. El motivo no es otro que las abuelas y abuelos tirando de sus ahorros para hacerles la compra a sus familias. Por sectores, la hostelería, el sector financiero y los seguros es donde más se percibe la contribución de los jubilados a su facturación.

A pesar de los informes que ahondan en lo contrario, a día de hoy para la mayoría, y más para los políticos, los jubilados suponen un lastre. “Se equivocan. No somos para nada un gasto ni una rémora, sino una inversión. Nuestras pensiones sirven para que la economía española siga funcionando. Y si se apostara por cubrir nuestras necesidades se obtendrían beneficios económicos globales. Un ejemplo lo tenemos en la Ley de Dependencia. Si se hubiera hecho en serio, se habrían generado 300.000 puestos de trabajo que servirían ahora para reducir las cifras del paro. Pero como se ha dejado en el olvido pues no ha valido para casi nada.

Los jubilados también se quejan de que el mercado se olvida de ellos. Y eso que, como decíamos, estamos ante un colectivo que mantiene las tiendas abiertas. Algo que seguirá ocurriendo en el futuro, ya que la mayor longevidad y la mejor calidad de vida y salud, permite llevar una vida activa aún en franjas de edad de entre 70 y 80 años. Estas personas viajan al exterior, cenan en restaurantes y gastan una mayor proporción de sus ingresos en comida y bebida.

Estas conclusiones deberían hacer reflexionar a más de uno y llegar al convencimiento de que no es conveniente disparar a la línea de flotación de los veteranos, ya que su colchón es beneficioso para todos. Por desgracia, y como cabía esperar por otra parte, la crisis también ha atacado a las pensiones. Aunque siempre decían que esa línea roja nunca se atravesaría, primero, José Luis Rodríguez Zapatero, y luego, Mariano Rajoy también han sacado el hacha en este punto, reduciendo el poder adquisitivo de los jubilados un 2% en los últimos tres años, según la información ofrecida por el ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

¿Qué hacer con las pensiones? Esta circunstancia no ha impedido que el actual gobierno del PP haya vendido a bombo y platillo que en 2014 se ha alcanzado el cenit de la paga a los jubilados, llegando a los 1.000 euros de media. Una cifra que es engañosa y que, desde luego, no se ha debido a ningún incremento vía Boletín Oficial del Estado, sino a que en esta década han entrado en el sistema de la Seguridad Social aquellas generaciones que han cobrado más durante su vida laboral.

Publicidad institucional aparte, que además se olvida de las más de dos millones de viudas que no alcanzan ni de lejos los 600 euros de ingresos mensuales, la realidad es que los recortes han afectado al 17% de la sociedad española. Pero, ¿qué pasará en 2050, cuando el 32% de la población ya no esté en edad de trabajar? Pocos se atreven a pronosticar el futuro de las pensiones. En la actualidad, cada mes se destinan unos 7.000 millones de euros para pagar a los jubilados. Una cifra estratosférica que se sostiene a duras penas, gracias a las aportaciones de los cotizantes. Pero este sistema tiene que cambiar, ya que, como se ha comentado antes, en el futuro habrá demasiados mayores y pocos jóvenes en edad de trabajar.

Ante este problema urgen tomar soluciones. Desde la UDP se apunta a una que es la utilizada por los Países Nórdicos. Allí los cotizantes no pagan en exclusiva a los viejos sino que trabajan en un sistema mixto. Parte sale de los sueldos de los trabajadores en activo y lo que falta se obtiene vía Presupuestos del Estado. Esta cantidad extra se consigue a través de impuestos indirectos. Hemos visto que los abuelos sostienen a las familias y ayudan a la recuperación económica del país. Suponen un pilar que es importante conservar. ¿Pensarán lo mismo nuestros dirigentes políticos futuros?

Fte. Unión Democrática de Pensionistas

4 comentarios:

  1. Los dirigente no hacen cuentas con las pensiones de los viejos, las suyas son diferentes. Pero es cierto que mantenemos un gasto fijo en la economia nacional, ya no tenemos que ahorrar y lo gastamos todo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Marcos tradicionalmente a nuestros gobernantes les ha faltado iniciativas ante el envejecimiento paulatino de la población, y más sabiendo que es un problema no muy a corto plazo y que no va con ellos, dicen para sus adentros: "el que venga detrás que arree" sin darse cuenta de los bajos índices de natalidad y de la vida cada vez más dilatada de las personas, sin contar los más de un millón de niños que no tuvieron la oportunidad DE NACER.

    ResponderEliminar
  3. Parece ser que los pensionistas son un gran problema para la economía del país, según los políticos, pero estos políticos no reparan en que a los millones de parados habría que añadirles algunos millones más que, calificados de trabajadores y cobrando buenos sueldos ni trabajan ni producen, solo son bandas de enchufados que generan más gastos que los pensionistas, y en cambio no generan ninguna riqueza para el país, simplemente se dedican a vivir del cuento bajo las carpas de la política.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Es difícil pronosticar que sucederá en un plazo medio, pero si como dices nos dan 7.000 millones de euros y la mayoría nos lo gastamos todos en nosotros y nuestros hijos, resulta que una gran parte del dinero que se mueve es gracias a nosotros luego estamos manteniendo la economía del país.
    Virgencita, virgencita, que me quede como estoy.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.