¡Hola Otoño!

¡Hola Otoño!

viernes, 20 de marzo de 2015

MUCHACHA RECLINADA CON LIBRO



El jardín de los viveros siempre ha dado para muchas cosa, hoy en día hasta puedes ver personas practicando Tai Chi, pero siempre ha sido mas visitado para pasear o leer un libro.

Así pues no debía extrañarnos ver a una mujer reclinada en la hierba leyendo un libro, en uno de los macizos contiguos al Museo de Ciencias Naturales. a no ser por la peculiaridad de hacerlo desnuda.

Se trata de una escultura en bronce representando un desnudo femenino reclinado sobre su lado derecho que apoya la mano sobre un libro, en cuyo lomo figura la firma del autor; tiene la pierna izquierda flexionada y el brazo extendido a lo largo del cuerpo. La relajada posición de la figura y su natural expresión, contribuyen a transmitir la placidez de la meditación en la que se halla sumida. 

Caracteriza a esta obra la simplicidad de líneas, la suavidad de los contornos y el amplio sentido del volumen, una depuración formal que se identifica sustancialmente la obra escultórica de Esteve Edo.

La escultura “fue realizada por José Esteve Edo en escayola en 1967; y con posterioridad se reprodujo en bronce”1191, aunque su colocación en Viveros data de 1978. 

Desde su inauguración ha ocupado tres emplazamientos diferentes, aunque en el mismo entorno; Podría decirse que busca la pose perfecta para tomar el sol.






10 comentarios:

  1. Pobre mujer, se va a acatarrar, va a coger una neumonía y se va a quedar sin libro, tanto tiempo a la intemperie...
    Me gustan las fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que vamos a decir, si ella lo disfruta.

      Eliminar
  2. Está bien que una estatua anime a leer, esta transmite paz. Se acabaron las fallas y hay que volver a empezar a prepararlas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la escultura, es delicada y sugerente. Mujer desprovista de toda galas y adornos, apoyada en un libro. Desnuda de lo material cuida tan solo de aquello que enriquece la mente. Esto es lo que a mi me sugiere.
    Saludos, con afecto.

    ResponderEliminar
  4. Al menos ésta es de bronce y resistente a la acción de los cafres enemigos del arte y la cultura. Muy cerca de ella, recordará que junto a la gran pajarera había unas serie de esculturas de Ponzanelli, que resultaron hace un par de años atacadas por la furia de algún bruto, ignorante y sin intención de querer aprender que lo que rompía es de todos, también suyo. y allí puesto para el disfrute de todos, también de él.
    Creo que ahora están en el patio del Palacio de Berbedel, en el Museo de la ciudad.
    Un abrazo. Me gusta ver los recorridos sobre esos pequeños detalles de la ciudad que habitamos usted y yo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las esculturas de que hablas ya estan en el Museo de la Ciudad.

      Eliminar
  5. Cuando era pequeña nací en 1975, la buscaba porque me gustaba la paz que transmitía, ahora se que era un reflejo del alma. Un saludo para toda ella. Siempre juntas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces para tí ha sido un precioso reencuentro.

      Eliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.