Feliz otoño

Feliz otoño

miércoles, 22 de abril de 2015

PRODUCTIVIDAD



En campaña electoral, donde todo vale, los partidos opositores recalcan la injusticia de los bajos salarios, como si su aumento dependiera de su futuro gobierno, y hay quien se lo cree.


Es habitual quejarse de que la economía española genera empleo precario y mal remunerado. Y, para una parte muy significativa de la población, no cabe duda de que esto es así. Sin embargo, las causas profundas de este fenómeno no terminan de comprenderse: muchos parece que atribuyen los bajos sueldos a la inmisericorde explotación de los trabajadores por parte del empresariado patrio. Pero si tal fuera el caso, los beneficios de nuestras compañías deberían estar por las nubes, y ya vemos que no es así.

En realidad, la razón que explica los bajos sueldos españoles es bastante simple: nuestra muy baja productividad, esto es, nuestra muy baja capacidad para producir bienes y servicios por trabajador. Los salarios, más allá de una magnitud monetaria, son una cantidad de bienes y servicios que deseamos tener a nuestra disposición: comida, ropa, alquileres, televisores, ordenadores, periódicos, libros, viajes, etc. Para que los salarios reales suban, por consiguiente, es necesario incrementar los bienes que producimos (es decir, el PIB): sin más bienes es imposible que haya más salarios.

España es un país donde, por desgracia, la cantidad de bienes por trabajador (la llamada renta per cápita) es bastante reducida frente a otros países occidentales: en 2014, por ejemplo, la renta per cápita española fue de 22.800 euros, lo que significa que, aun cuando efectuáramos una redistribución absolutamente igualitaria de la renta, no podríamos cobrar más que esa cantidad por español (en realidad, mucho menos: la distribución absolutamente igualitarista hundiría la producción per cápita). Comparen esa cifra con las de Alemania (35.200 euros), Austria (38.500 euros), Holanda (38.900), Irlanda (40.200), Suecia (44.300 euros) y Dinamarca (45.500).

No es casualidad que los salarios en todos estos países sean mayores que en España: lo son porque sus economías son más productivas, es decir, porque son capaces de producir una mayor cantidad de bienes y servicios por cada unidad de recursos empleada.

Juan Ramon Rallo nos dice que, para incrementar salarios, por consiguiente, tenemos que aumentar la producción por trabajador; es decir, la productividad. No hay otra. Creer que los salarios pueden incrementarse sostenidamente por decreto equivale a creer que podemos producir abundantes bienes y servicios por decreto. Pero por mucho que impongamos desde el BOE que llueva maná, el maná no lloverá: para vivir mejor, debemos ser nosotros quienes fabriquemos aquellos bienes y servicios con los que viviremos mejor.

Pero no depende solo de nosotros mismos. Para que cada trabajador produzca más, quien corresponda nos tiene que  dotar a cada trabajador con mayores y mejores herramientas.

Es aquí, de hecho, donde entran los dos caminos más seguros hacia la prosperidad colectiva: el ahorro y la libre competencia.

16 comentarios:

  1. Cuando encarrilamos el camino llegan y lo entorpecen con malas gestiones políticas, con peores consejos sindicalistas, algunos piensan que el patrón no es otro trabajador más. Esperemos que en algún momento se entienda que las empresas se tienen que defender desde abajo. Vaya rollo que te he soltado. Un abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que es increíble es que aun funcione el viejo rollo de que el empresario es el malo. El empresario es el que crea puestos de trabajo, no el gobierno. Toda la vida la he trabajado en un holding de empresas de una familia, y cuanto mas han ganado mas han mejorado mis condiciones, y cuando han llegado las vacas flacas y nos hemos tambaleado, mi economía ha sido la primera en sufrirlo, no la de ellos. Si no ganara mas del interés del banco, no se crearían empresas.

      Eliminar
  2. Después de un concienzudo estudio por mi parte, he llegado a la conclusión de que la productividad en España, no aumenta por echarnos todos la siesta.
    -Jubi, que hay muchos que no se la echan.
    También por eso, luego estos están cansados y sin ganas de trabajar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente tengas razón, mi máxima productividad se centra entre las 12.30 y 12.45, que es cuando decido que tipo de aperitivo voy a tomar.

      Eliminar
  3. Además te puedo asegurar que en Francia por ejemplo, la comida, la ropa y muchas más cosas, son de igual precio a los de España. Los políticos, les importa su futuro...no el de las masas, desgraciadamente!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero cada cuatro años, mira que les quita el sueño nuestras necesidades, que amables y cariñosos.

      Eliminar
  4. La pescadilla que se muerde la cola.

    ResponderEliminar
  5. Eso de la productividad en este país nunca se ha tenido en serio hasta hace poco. Siempre ha habido el trabajador que cumple y el que le da igual y dice "a mí que venga es mes y que me paguen", sin pensar que si la empresa va mal el trabajador también irá mal,y que si la empresa cierra pues todos a la calle, que aún es peor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la actualidad la falta de trabajo ha hecho que se exija mas productividad, pero no por el medio lógico de darnos medios, sino por trabajar mas horas por el mismo precio, justo lo opuesto a lo deseado.

      Eliminar
  6. Para los políticos no cabe duda que su productividad y garrofas las tienen segura.

    Saludos. Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Productividad en los políticos, es como pedir peras al olmo, que decían.

      Eliminar
  7. Lo que ocurre es que la productivad en España esta muy condicionada por la estructura económica. Las grandes empresas, y desgraciadamente tenemos pocas, están a un nivel aceptable y homologable con la de otros países, pero es tan grande la cantidad de pequeñas empresas, negocios, etc.. con productividades menores que es dificil de solucionar el asunto. Y encima todo el mundo parece ver con buenos ojos la pequeña empresa, que no digo que no sea importante y abomina de las grandes por creerlas ejerciente del poder. Y aún otra cosa, la cualificación de los empleados. Tenemos unos sectores con contratación masiva de trabajadores sin cualificar. También eso cuenta mucho.. En fin, que somos como parece que no podemos dejar de ser.
    Un saludo, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La formación profesional y formar mandos intermedios es una tremenda asignatura pendiente. Recuerdo haber solicitado peones y venían chicos sin la EGB. Tan culpables ellos como sus padres.

      Eliminar
  8. Que hay empresarios abusadores, los hay, y muchos. Pero que hay trabajadores abusadores ¿quién lo reconoce?, los hay que trabajan la mitad del tiempo, otros, con la mitad de la calidad; están los que dan aviso de enfermos hasta por un estornudo, y, además, están las flojeras oficiales, espresadas en feriados y puentes que, si se suman, conforman una buena parte del año en que no se produce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vieja teoría: "Para lo que me pagan". Todo eso no es valido actualmente para labrarse un futuro.

      Eliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.