¡Hola Otoño!

¡Hola Otoño!

miércoles, 15 de julio de 2015

CUIDADO CON LOS BAÑOS



Con el verano llegan las vacaciones, y en muchos casos la playa o las piscinas, que suelen ser la delicia de los niños. Pero sin ánimo de aguar la fiesta, hay que tener muy presente el alto número de muertes por asfixia con que nos encontramos cada año, y sobre todo en niños. Por ello no tenemos que bajar la guardia en ningún momento si estamos encargados de su custodia, porque todo puede pasar en un segundo.


El Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones No Intencionadas en la Infancia, de la Asociación Española de Pediatría (AEP), ha reunido los criterios mínimos de seguridad para las piscinas españolas, en un documento llamado “Recomendaciones sobre la prevención de ahogamientos”. Se pretende, así, evitar que la gente muera ahogada, una causa accidental que es la segunda -después de los accidentes de tráfico- entre los europeos menores de 19 años. En España representa el 13% de la mortalidad infantil por lesiones.

Según los datos publicados en la revista Anales de Pediatría, cada año 450 personas de todas las edades fallecen por este motivo en España. Los pediatras advierten que los niños pequeños y los adolescentes varones son los grupos de mayor riesgo. Entre los segundos, la combinación de alcohol y natación produce el 25% de los casos de muerte por ahogamiento. En cuanto a los niños, pueden ahogarse en cualquier entorno acuático, bien sea piscina, bañera, playa o cubos con agua, entre otros.

Las recomendaciones para evitar estas muertes accidentales, que dictan los pediatras, son:

1. Supervisar al niño que se encuentre próximo al agua, con una distancia inferior a la longitud del brazo del cuidador. «Es decir, tenerlos al alcance».

2. Una correcta vigilancia incluye evitar situaciones de distracción mientras los niños están dentro o alrededor del agua, como hablar por el móvil o socializar.

3. No confiarse de la presencia de socorrista. Aunque suelen ser los que previenen más los accidentes acuáticos, hay que vigilar a los niños propios. «Aunque las muertes son infrecuentes cuando hay socorristas, se pueden producir».

4. Enseñar a los niños a nadar, sobre todo a partir de los 4 años. «No proporciona protección completa, ni implica que el menor esté a salvo en un entorno acuático natural».

5. Cercar completamente la piscina. Con una cerca a lo largo de todo el perímetro, suficientemente alta para que no se pueda trepar y que permita la visión de la piscina.

6. Usar dispositivos personales de flotación cuando se navegue en cualquier embarcación de recreo. Para los niños, optar por los chalecos salvavidas y evitar el uso de flotadores que se puedan deshinchar.

7. Entrenarse en maniobras de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) desde una temprana edad. «La protección cervical adecuada, el tiempo transcurrido desde el ahogamiento y la aplicación precoz de medidas de RCP por personal entrenado resultan cruciales para mejorar el pronóstico en un ahogamiento».

8. Vaciar cualquier recipiente con agua después de su uso, pues los niños pequeños pueden ahogarse en tan poca cantidad de agua como 2 cm en el fondo de un cubo, una bañera, una piscina portátil o un pozo.

9. No tirarse de cabeza en el agua, ya que esta práctica causa más del 70% de todas las lesiones medulares relacionadas con actividades deportivas y recreativas en el agua.

10. Exigir, como hacen los pediatras que han elaborado el estudio, que las piscinas públicas tengan una adecuada señalización del nivel de profundidad del agua, correcta coloración de los bordes de escalones, equipos de salvamento homologados y tapas en orificios de succión, además de implementar el uso de señales y símbolos de seguridad estandarizados como por ejemplo el referido a la prohibición de tirarse de cabeza.

12 comentarios:

  1. Excelentes recomendaciones, estimado Marcos.

    A los pequeños hay que cuidarlos muchísimo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que basta un segundo de descuido para encontrarte con un p`problema importante. Los he experimentado con mis cuatro.

      Eliminar
  2. Muy buenas todas las recomendaciones, aunque evidentemente destacaría la primera, no perderles de vista ni un instante y si son muy pequeños estar siempre a su alcance.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado lo de " a una distancia inferior a la longitud del brazo del cuidador". Es real.

      Eliminar
  3. Hoy parece que toda precaución es poca, y en nuestra juventud, que nos la jugábamos cada día, ni tanto ni tan poco, el hombre viene a este mundo a jugársela, a subsistir, con riesgos...es la vida, estarás en tu casa con todas las comodidades,con tu seguro a todo riesgo, tus hijos controlados, etc etc. tranquilo que si el destino te la tiene preparada no habrá quien te salve, y es que soy la leche verdad Marcos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hay que procurar que el destino no se cebe. Con los míos he tenido, brazos rotos, cabezas abiertas, dedos cortado, casi ahogamientos, etc. Aunque no han hecho ni la décima parte que yo hacia, y que me horrorizaría ahora lo hubiesen hecho ellos.

      Eliminar
  4. Muy interesante post, Marcos.
    Los niños deberían saber nadar desde muy pequeños. Para mí es fundamental por si acaso.
    Y otra cosa: todos deberíamos saber primeros auxilios.
    No valoramos hasta que nos vemos en situaciones.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los dos años he llevado a los míos a aprender, pues se pasaban la tarde-noche alrededor de la piscina del apartamento, y mas de una vez se han caído sin pretenderlo.

      Eliminar
  5. Todas las medidas son pocas, siempre puede haber un descuido y ese es el que hay que evitar a toda costa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que evitarlo, pero en los niños es imprevisible.

      Eliminar
  6. Estupendo lo que has compartido
    Hay que tener el maximo de cuidado
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ademas, si se nos ha encomendado su custodia, nos puede dar el infarto de regalo.

      Eliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.