¡Hola Otoño!

¡Hola Otoño!

martes, 3 de noviembre de 2015

CERÁMICA VALENCIANA, EL SINAI




Desde la primera mitad del siglo XIX y a partir de 1850 en España, se desarrolló la llamada corriente higienista debido a la preocupación por evitar las epidemias y enfermedades de origen bacteriológico. Los médicos comenzaron a denunciar las condiciones de vida insalubres de la época como causa primera de las enfermedades. Se tomaron medidas urbanísticas para hacer de las ciudades lugares más salubres. Más tarde las investigaciones de Robert Koch y de Louis Pasteur descubren que las verdaderas razones de las enfermedades son los microorganismos; la higiene se convierte en una cuestión social. El agua se convierte en un elemento clave de esta corriente. A principios del siglo XX, aumentó también la costumbre de ir a los balnearios “a tomar las aguas” como remedio a ciertas enfermedades, lo que puso de moda las fuentes de agua minero-medicinales.

Fue el nacimiento del SINAI. Un tipo de filtro más sofisticado que además de la función de filtro y depurador, estaba preparado para corregir las aguas y convertirlas en minero-medicinales. Para ello, se introducían distintos preparados químicos según fórmulas para, por ejemplo, combatir la acidez estomacal, las dolencias del hígado, enfermedades del riñón, etc. La posibilidad de disponer de una fuente de agua minero-medicinal en casa constituyó la clave del éxito del invento y la parte más importante del discurso publicitario.

¿Qué es?. Un sinaí es un tipo de filtro de agua inventado en 1926 por el químico y biólogo valenciano Conrado Granell y patentado en 1927. Este ejemplar, adquirido  por el museo Gonzalez Martí, consta de tres partes: el depósito con tapa, el vaso con grifo y el pie. Procede de la fábrica de Vicente Montaner Lerma de Manises, que realizó en exclusiva este tipo de pieza en los años treinta.
Está decorado con motivos geométricos y florales de estilo Art Déco, imperante en aquella época. En el depósito de la parte superior, una cartela encierra la inscripción “Sinaí. Fuente de salud. P. 103867. Conrado Granell”. El sinaí está realizado a molde en pasta blanca calcárea. Los distintos receptáculos contienen materias minerales, carbón activado, piedras porosas, etc., que depuran el agua cuando pasa gota a gota (a una velocidad de ocho litros en diez horas) para quedar finalmente recogida en el vaso central. “El aparato SINAI, como es fácil de comprender, no es un filtro más; consiste, sencillamente en una prodigiosa fuente mineral en miniatura que elabora a voluntad aguas minerales de mesa y medicinales, completa y perfectamente depuradas y revitalizadas, (…) Con un SINAI ya no se precisa ir en busca de la fuente medicinal; es el propio manantial salutífero el que se lleva a casa.”

El SINAI de la foto corresponde al presentado en el Museo Gonzaléz Marti, como pieza del trimestre, en 2010.

16 comentarios:

  1. He visto alguno sin saber lo que era, sabia que filtraba el agua porque alguien me lo contó pero no los detalles que tus nos has dado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre madrugadora en tus visitas. Otro abrazo para ti. Bss

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu entrada, siempre descubro y aprendo. Gracias. Besicos.

    ResponderEliminar
  3. No conocía el sistema, por ello me ha gustado tu artículo, aunque como soy culo de mal asiento (inquieto) enseguida he empezado a pensar en los componentes interiores para poder filtrar de manera efectiva el agua, ya que conozco el sistema para transformar el agua potable normal de los grifos que tiene cloro, en agua desmineralizada (la llaman destilada, pero no es cierto) que es la que se utiliza para rellenar el agua que se evapora en la baterías de plomo de los vehículos o en las baterías estacionarias de grandes instalaciones.
    Así que aplicando el álgebra booleana, me he puesto a buscar y he encontrado algo que realmente me ha gustado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un avaricioso, yo me he conformado con la ficha técnica del museo. Eres capaz hasta de fabricarlo. Un abrazo maestro.

      Eliminar
    2. Tengo una fuente y se ha roto el vidrio que mide la capacidad de agua, alguien sabe donde venden repuestos para la fuente, gracias.

      Eliminar
  4. Hasta ahora no sabia que era, lo que luce en el escaparate de la farmacia de mi barrio. Vamos que a partir de ahora voy a empezar a preguntar más por lo que me llama la atención.
    Muchas gracias por ello.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Hasta ahora no sabia que era, lo que luce en el escaparate de la farmacia de mi barrio. Vamos que a partir de ahora voy a empezar a preguntar más por lo que me llama la atención.
    Muchas gracias por ello.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Mira que lo he visto por ahí, pero gracias a ti, ahora sé qué son.

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  7. De lo que se entera uno en este blog! Fantástico. Además el filtro es una preciosidad, impensable hoy, en este mundo de baratijas caras. Yo quiero uno!
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo te va a ser bastante dificil, mejor ponte lo de la osmosis inversa.

      Eliminar
  8. Haces bien en recordarlo, estos filtros se hicieron famosos en casa tuvimos uno en Cartagena, era una idea genial en aquellos tiempos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Yo recuerdo como un aguamanil gigante que en realidad era un depósito de agua, y que se encontraba en una casa de vacaciones en la costa, cuando yo tenía 5/6 años.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.