Feliz otoño

Feliz otoño

viernes, 6 de mayo de 2016

MI TREN ELECTRICO




Los años 50 del siglo pasado trajeron los cinco años más prósperos de la economía familiar de mis padres; enseguida llegaron las vacas flacas, pero en aquel 1950, cuando yo tenía seis años, mi padre me sorprendió con los dos regalos que seguramente fueran su deseos de juventud que no pudo tener, la bicicleta de dos ruedas y el tren eléctrico. Todo un clásico de comportamiento.

Decir mi tren era muy optimista, pues mas bien solo él le daba vueltas y yo estuve autorizado a colocar el vagón sobre las vías, en el caso de que descarrilase. Vamos lo que en estos tiempos recientes hacíamos con nuestros hijos en el escalextric.

Bueno pues he vendido mi tren Paya. Estoy eliminando mucho trasto ante un posible cambio de domicilio. El tren lo tenía envuelto en un periódico de 1957, y lo he vendido por lo primero que me han ofertado, yo no sé regatear.

Qué duda cabe que representaba íntimos recuerdos, pero me ha supuesto un triunfo personal el superar su venta, pues hemos de darnos cuenta que no hay que tener excesivo apego a nada temporal, pues todo lo dejamos aquí.

Mi auténtico deseo y frustración con los Reyes Magos en aquellos años, fue un coche de bomberos a pedales, que durante tres meses añoré en los escaparates de Altarriba, de la calle de la Paz. Todas las veces hacía patente mi deseo, y supongo no lo tuve, nó porque no fuera bueno, sino porque los Reyes debieron pensar que no cabía en el piso.







28 comentarios:

  1. Que romántico, el recuerdo y el sentimiento posterior a la venta con lo que representa. Supongo que el fruto de la venta lo habrás utilizado para algo bonito. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El importe ha sido lo de menos, y cualquier cosa que hubiese comprado me habria significado demasiado crematistico.asi lo ingresé en la cartilla tan pronto lo cobré, y no le he dado un fin especifico; puedo pensar que aun está intacto, o que ha ayudado a pagar el IBI.

      Eliminar
  2. Que momento de rememorar me has hecho pasar
    Es cierto Marcos nos vamos desprendiendo de cosas que ya se nos va haciendo un poquito cuesta arriba ir guardando
    Yo empece hace unos años, con la vajilla, cristaleria etc con mis nueras
    Y con muchas cosillas con mis nietas
    Dia a dia van hacia ellos parte de mi vida y me siento refeliz, porque las utilizan y se que estan en buenas manos
    Me cuesta muchos los libros pero tambien empece con ellos
    Me siento reliviana y la aspiradora tambien je je
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he hecho una selección de mis libros preferidos, y no se que hacer con el resto.

      Eliminar
  3. Magicos juguetes, tiempos en los que se crecia diferente pero para mi mejor, todo se valoraba tanto y se anhelaba más. Todo se tenia más ilusión.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo que mas jugue de pequeño fue con cajas de carton y mi propio ingenio. Aun m,e queda no opbstante el fuerte de los indios, (apolillado), y un teatro con gran cantidad de obras. No se como se vende eso.

      Eliminar
  4. En la actualidad estoy regalando bastantes cosas que ya no voy a utilizar y uno de mis hijos está tratando de vender colecciones completas de cómic, que siguen estando en mi casa, ya que en la de el no caben.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He rotulado una gran caja de cartón a cada hijo, y voy metiendo desde cuadernos ecritos en el parvulario hasta cuadernos de notas, albumes de cromos, etc.; se las voy a entregar y que las tiren ellos

      Eliminar
  5. Ese es el problema que me preocupa, donde meterán lo que yo guardo!? Estoy pensando a bajar cada día algo a la basura para que no tengan trabajo cuando yo no esté !! Pero ... quiero preguntarles primero y así se pasan los días !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto varias veces que han vaciado pisos en mi barrio, seguramente por fallecimiento delos mayores, y han bajado a la basura cajones de armarios con todas las cosas en su interior muy arregladitas, sin tocar. Es deprimente.

      Eliminar
  6. Qué valiente al enfrentarte a tus sentimientos y salir victorioso, MarcoS... Los recuerdos y las sensaciones que te provocó ese tren no los perderás nunca.

    Muchos besos de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo importante, el recuerdo de jugar con mi padre quedará por siempre. Copmo los otros recuerdos que tendrán mis hijos.

      Eliminar
  7. Qué importante es saber desprenderse de apegos, Marcos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque sin duida es costoso, ya sabeis que soy bastante sentimental.

      Eliminar
  8. Era precioso. Ay, me duele que lo hayas vendido, no sé si hubiera podido. Yo soy mucho de guardar recuerdos de la niñez. Pero si te has sentido bien es lo que importa, aunque debe haberte dolido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando veo esas desgracias de incendios o terremotos que lo pierden todo, absolutamente todo. Te das cuenta que lo unico importante son los seres queridos.

      Eliminar
  9. Qué emotivo post, Marcos.
    Me he emocionado. Cuántos recuerdos alrededor de un momento adornado por una fecha señalada, un regalo hecho con el alma y satisfacción de darle a un hijo lo que el padre en su niñez no pudo tener.
    Lo has tenido que vender y sobra cualquier explicación. Pero algo así no tiene precio. Sólo deseo que quien lo comprase valore el tesoro que se lleva.
    Un abrazo apretado, amigo.
    Gracias por compartirnos esto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En absoluto ha sido por necesidad afortunadamente, y tampoco me han pagado tanto. En verdad me he querido dar una lección a mi mismo. Habr´çia sido imposible si mis padres viviesen.

      Eliminar
  10. Toda una lección de desprendimiento y de buenos sentimientos al recordar con cariño aquellos tiempos.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aun tengo tantas cosas de que desprenderme...

      Eliminar
  11. Me ha emocionado leer este emotivo post. Hace tiempo que yo, tambien he ido dando a mi nuera cosas que me gustaba que las utilizaran en su casa. Siempre son recuerdos entrañables que gusta transmitir a la familia.
    Marcos que tren más bonito y que recuerdo mas entrañable has compartido.Gracias Amigo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les he dicho a mis hijos que se lleven lo que quieran, y una hija me ha pedido un elefante de hojalata que compré hace unos años por 20 €.

      Eliminar
  12. Y se fue el tren, a su próxima estación. Fuiste fuerte Marcos, al desechar lágrimas y añoranzas.

    ResponderEliminar
  13. Tampoco es tan duro Esteban, las realidades hay que afrontarlas, y ni mis hijos, ni nietos habian demostrado ningun interés. Desde 1957 no habia funcionado.

    ResponderEliminar
  14. A mí me cuesta mucho desprenderme de las cosas que han formado parte de mi vida. Pero reconozco que a veces es necesario. Es emocionante tu escrito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todos, yo confieso que he sido muy trastero, por eso me interesa superarlo.

      Eliminar
  15. No sale mi perfil. No sé qué sucede que a veces falla.
    Perdona.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.