¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

lunes, 6 de junio de 2016

LA TOMBOLA VALENCIANA DE CARIDAD

Foto de la Red.



Estaba en la creencia que la Tómbola Valenciana de Caridad se había creado para sufragar ayudas a las víctimas de la riada de 1957, pero parece no fue así, ya que data de 1948.

La Tómbola Valenciana de la Caridad fue fundada por el Arzobispo Marcelino Olaechea, inaugurándose en 1948, muy pequeña y sin pretensiones en sus inicios, su sede inicial estaba en un rincón del gran solar que era entonces la actual plaza de la Reina. Ante el éxito adquirido en poco tiempo, la Tómbola fue trasladada el 25 de febrero de 1956 a la plaza de la Virgen bajo cuya advocación estaba dedicada. El fin de la tómbola fue para recaudar fondos con destino a las numerosas obras sociales del arzobispado creadas en ese tiempo, ésta fue una ayuda importantísima y los acreedores fueron tranquilizándose al comprobar que los beneficios servían íntegramente para pagar las deudas contraídas. La Tómbola, dirigida por el salesiano José Lasaga, tuvo gran éxito.

Sus beneficios fueron empleados en la construcción de 1285 viviendas para gente necesitada, fueron atendidos, por medio del Dispensario de Ntra. Sra. de los Desamparados, 16.300 enfermos pobres, carentes de todo seguro; fueron hechos viajes, recreos excursiones y vestuarios de once mil niños, seleccionados de sus parroquias para pasar quince días en las Colonias de la Virgen, también fueron atendidos los secretariados parroquiales de Caridad y el Patronato Diocesano de Educación.

Recuerdo haber comprado boletos con mis padres en multitud de ocasiones, y que fuimos agraciados con tres grandes premios, en ocasiones diferentes.

-Un “Pelotón de goma”, decía la papeleta, (Un gran balón de playa con colores a gajos, blanco, rojo y azul). Tratado con cariño nos duró muchos años.

-Un Hornillo de petróleo, con gran alegría de mi madre. Mi padre compró posteriormente un horno adaptable al mismo, que funcionaba perfectamente.

. Un Super Molinillo de Café – ELMA.

La de kilos de café y de malta “El Miguelete”, que habré molido dándole vueltas y vueltas.

Hace años que fuera de servicio ha estado decorando los altos de mi cocina. Ahora que le toca jubilarse definitivamente, me ha traído a la memoria montones de escenas vividas junto a mis padres y hermanos.

Antes de desaparecer le he sacado unas fotos de recuerdo. Se lo merece.







12 comentarios:

  1. También recuerdo las tómbolas. Un día me tocó un oso muy grande de peluche y me puse rango contenta.
    Qué tiempos!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No importaba lo que tocara pero siempre nos sorprendía.

      Eliminar
    2. No importaba lo que tocara pero siempre nos sorprendía.

      Eliminar
  2. Perdona, quise decir tan contenta...

    ResponderEliminar
  3. Marcos, ese molinillo es una maravilla, ¿de verdad vas a deshacerte de todo?? :(
    Qué penita.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El valor es puramente sentimental. Mira le ha salido un novio al molinillo al publicarlo.

      Eliminar
  4. Estimado Marcos, me has emocionado recordando la cantidad de "manivela", que mi abuela me hacía dar para poder tener café, bien molido para la família, (con achicoria) claro, con mis seis años. Tiempos eran tiempos .....

    Gracias por tus fotos y los recuerdos que me has proporcionado, un abrazo grande.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tambien me viene a la memoria el antecesor de este molinillo, de madera y venga a darle vueltas.

      Eliminar
  5. Yo tengo dos molinillos, uno de era de mi abuela y el otro de mi madre. Qué recuerdos !!

    ResponderEliminar
  6. Me traes recuerdos de mi infancia!!!!
    Mis abuelos tenian uno parecido!!!
    Que tegas una buenisima semana
    Cariños

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.