¡Hola Otoño!

¡Hola Otoño!

domingo, 14 de agosto de 2016

LA CITA MÉDICA



He leído en Las Provincias, que cada semana 76.000 valencianos no acuden a su cita programada de sanidad. No lo puedo entender. Luego nos quejamos de las demoras en obtener cita, pero así no hay manera de poder programar la atención médica. Seamos mas responsables…

Muchos ciudadanos se ven obligados a esperar para conseguir cita con el médico. Llegar al ambulatorio o al centro de especialidades se convierte en batalla a librar con el calendario, con el programa de consultas de los centros médicos. Pero en la historia que acompaña a estas parcelas de la actividad sanitaria las esperas y demoras no son las únicas protagonistas. También las ausencias tienen papel destacado. No pocos facultativos y profesionales de enfermería se enfrentan al vacío al llamar al siguiente. Las cifras no dejan lugar a dudas: cada semana 76.000 valencianos dejan plantado al profesional sanitario con el que tenían señalado un encuentro.

Los centros de atención primaria de la Comunitat Valenciana cerraron 2015 con un registro de citados que no acudieron que supera los tres millones. La cifra exacta revela 3,127.687 ausencias, que incluyen las correspondientes a los servicios de enfermería (1,156.552), medicina familiar (1,347.784), pediatría (243.210) y otros (380.141). En atención especializada fueron 828.997 los pacientes que no se presentaron el día y a la hora que confirmaron.

Los datos que facilita la Conselleria de Sanidad ponen sobre la mesa una llamativa suma. Las ausencias registradas en los ambulatorios de primaria unidas a las de los centros de especialidades eleva el total a 3,956.684, número que al repartirlo entre las 52 semanas que tiene el año, descubre una media de 76.090 valencianos que no se presentaron ante el médico o enfermera cuando estos pronunciaron su nombre.

13 comentarios:

  1. Hay pacientes con poca formalidad y muy irresponsables. También habrá quien el día de la cita su salud deteriorada le impida acudir si no tiene quien le lleve o acompañe.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo las de especuialidades con espera de meses. Pero las diarias de cabecera tienen menos excusa.

      Eliminar
  2. Si no se puede acudir a una cita, se debe comunicar.
    Aunque habría que conocer los motivos de la no asistencia.
    La responsabilidad es importante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que casi nunca contestan al telefono, como cuenta Inma-luna, lo vemos cuando vamos al ambulatorio, toca y toca, y siguen con lo suyo.

      Eliminar
  3. Si no se puede acudir a una cita, se debe comunicar.
    Aunque habría que conocer los motivos de la no asistencia.
    La responsabilidad es importante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El tema es que te facilitan un teléfono que nunca cogen y así no se puede anular..
    Aunque hay gente para todo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Es mejor no salirse del carril trazado para que no nos quedemos en la orilla, que después es más difícil subirse, a no ser que sea por urgencias. Besetes.

    ResponderEliminar
  6. Una de cal y otra de arena voy a dejar en este comentario, Marcos:

    Una vez me harté de llamar para anular una cita días antes de la misma. En ningún horario lo atendían y me era imposible desplazarme para anular en persona.
    Me sentó fatal porque soy consciente de que esa cita cancelada sería para otra persona.
    Tuve que ir para solicitar nueva cita, por lo mismo: nadie atiende el teléfono. Me encontré a dos personas tras el mostrador charlando animadamente mientras el teléfono atronaba.
    Me dijeron que no había acudido a la cita y no había avisado.
    Nada, que ni se inmutaron ante mi explicación y mi pregunta de por qué no atendían el insistente teléfono.

    Pero sí, habría que anular cita, aunque tenga que desplazarse alguien en caso de no poder el citado.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, tal como cuentas. Pero debiamos intentarlo.

      Eliminar
  7. Claro, no puedo dejar de darle la razón, pero también a Inma y a Verónica. Hay muchas cosas que resolver en la operativa, Y voy a poner un caso. No hace mucho, ya en verano, tenía pendiente la solicitud de cita para una especialista. Acudí un sábado, no al centro de especialidades, que estaba cerrado, pero sí al ambulatorio, en cuya puerta había leído días antes que permanecía abierto en la mañana del sábado, si bien no había consultas. No las hay ningún sábado del año.
    En recepción y citas previas etc... había personal y solicité si podían darme cita para cuando hubiera hueco en un determinado especialista. La respuesta, muy amable, fue: "Lo haría con gusto, pues tengo tiempo, pero los sistemas operativos para eso los deshabilitan los sabados" Ante mi extrañeza y leve queja, sin ninguna acritud, pues la señora que me atendía no tenía culpa y fue muy amable, me dijo. Si quiere, presente una queja; pero por escrito, a la Consellería. A ver si ee dan cuenta.
    Sobra cualquier comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incomprensible. Muchas veces los funcionarios no funcionan, pero el sistema hay que cambiarlo totalmente. Echo en falta en la administración un mayor control jerarquico que exija en beneficio del sistema. Que cada cual analice su cometido y proponga mejoras en beneficio del rendimiento como pasaría en una empresa privada.
      En mi anterior trabajo tuve peleas constantes con la Cámara de Comercio, que en lugar de favorecer la exportación, se pasaban el dia poniendo trabas, cuando algo se salia de lo usual.

      Eliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.