¡Hola Otoño!

¡Hola Otoño!

miércoles, 5 de octubre de 2016

LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y DIFERENCIA




Leo en el diario Levante un artículo de opinión firmado por Pedro López, que me ha parecido muy oportuno compartiros, por dejar claras las ideas en este "totum revolutum" en que nos tienen inmersos confundiendonos con interpretaciones tendenciosas y fruto de la intolerancia.

"«Los españoles me han votado», «No es no, y ¿qué parte del no no ha entendido?", "Nosotros, la gente". Son expresiones repetidas por nuestros representantes políticos. Podría haber escogido frases parecidas del mundo del deporte, del cine, de la comunicación, etc. y hubiera dado lo mismo. Asistimos atónitos a una simplificación del lenguaje, reducido a asociación de imágenes, sin estructura lingüística ni semántica. Frases hechas, sin significado alguno, carentes de argumentación. Eslóganes. 

En el espacio público, en el debate, lo importante es la argumentación, pequeño detalle que se olvida o se ignora. No sirven las motivaciones, las intenciones, muchas veces ocultas, sino lo que se dice, lo dicho inteligible. De otra forma, el diálogo se hace imposible. Y, sin diálogo, no hay espacio público. Es más, el debate es la búsqueda de la comprensión de los argumentos ajenos, porque es posible que el otro tenga razón, o, al menos, le asista parte de razón. La verdad no es total y global, no es omnicomprensiva. Para nosotros, es siempre búsqueda, acercamiento, pero no agotamos la verdad. Las cosas se pueden mirar desde muchos puntos de vista, de modo poliédrico, y, por esta razón, hay que mostrar una disposición a compartir esa búsqueda y asumir el hallazgo común. Admitir que estaba equivocado en un asunto no es una minusvaloración, ni quedar a los pies de los caballos con una estima por los suelos. ¡Rectificar es de sabios! Hoy tendemos a situamos en las trincheras, en una defensa a ultranza, porque al otro lado está el "enemigo"; y así es imposible que surjan los acuerdos, el diálogo sincero, lo mejor, o simplemente, como en el caso de la política, que es el arte de lo posible, llegar a acuerdos según las situaciones históricas siempre contingentes. 

Como no hay peor sordo que aquél que no quiere escuchar, muchas veces se intimida al contrario, acusándole de intransigencia, de ´fobo´ en sus diversas variantes. Se olvida el derecho que asiste a las personas y grupos a proponer sus propios argumentos –y a razonarlos en el espacio público- y se califica de falta de pluralidad a quien actúa con convicción y en conciencia. Se le niega el pan y la sal en el debate público. Se le margina sesgadamente. Uniformidad: el sueño de todo autoritarismo. Hay razones y razones, y no todas son igual de valiosas. Tampoco consiste la pluralidad en un ´coktail´ en el que cabe todo y todos en una amalgama inconexa: esto sería caótico. 

La intolerancia está en la condición humana. Somos así. Y en ese clima, la libertad de pensamiento queda sumida por lo políticamente correcto. Pocos se atreven a ser divergentes. Recientemente (2015), la Universidad de Chicago lanzó una declaración: «Las universidades –espacio común de investigación y libre debate- deben favorecer las condiciones para el pensamiento riguroso, y, por consiguiente, el desacuerdo y el juicio independiente. Las ideas se contrastan y se discuten en un diálogo franco y sincero. Sin miedo a que puedan ser inoportunas, desagradables o incluso antagónicas. Siempre en un clima de mutuo respeto hacia las personas. El remedio a las ideas que no nos gustan está en el debate abierto, no en la inhibición». Como decía Orwell, si la libertad significa algo, significa el derecho a decir a los demás lo que no quieren oír."

12 comentarios:

  1. Afortunadamente la verdad no es una, se puede ejercer la libertad, la educación permite decir lo contrario de lo esperado, pero el adocenamiento tiene mucho poder y las mayorías no son garantía de verdad, libertad ni mucho menos educación. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Esto es preocupante. A mi me asusta.

    ResponderEliminar
  3. Tanto muchos políticos, como gente de la cultura, de la televisión, radios y demás deberían irse a arrancar patatas, porque confunden el tocino con la velocidad. Ahora yo creo, igual estoy equivocado, que la libertad de expresión, también debería tener unas lineas rojas que no se deberían cruzar. Palabras estas últimas muy de moda entre los políticos.

    Salud Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas linéas ya estan marcadas, al igual que con la libertad personal, pero ni eso se tiene en cuenta, todo vale.

      Eliminar
  4. Te aplaudo, Marcos, sí señor. Pienso exactamente igual que tú. Todo esto es de locos. Nos hacen tontos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero fijate que tampoco les va tan bien a ninguno de ellos. Tal mcomo dices, estamos en un mundo de locos.

      Eliminar
  5. Este artículo me recuerda algo con lo que empezaba yo todos los cursos, por supuesto no eran de política, eran de informática, de energía...
    Les decía "Quiero y lo digo sinceramente que cualquier duda que tengáis me la preguntéis, quizás no la sepa contestar en el momento, pero seguro que al día siguiente he buscado la información pertinente y os podré contestar con exactitud" "No quiero que esta clase sea un monólogo donde yo vaya soltando mi información sin posibilidad de diálogo y no tengáis miedo a hacerme alguna pregunta que os parezca absurda, seguro que aprendemos todos".
    ¡¡Oye!! Funcionaba, y no solamente aprendían ellos yo era el principal beneficiado y el que más aprendía ya que compartían su experiencia con toda la clase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los politicos no escuchan, todos creen tener la verdad absoluta.

      Eliminar
  6. ....La intolerancia está en la condición humana. ...
    Cuan cierto
    Articulo que sierve para muchos lugares en el mundo
    Cariños

    ResponderEliminar
  7. Todos tenemos tantas cosas que rectificar en nuestra conducta. Deberiamos examinarnos a diario.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.