¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

miércoles, 25 de julio de 2012

EL JARDÍN DE LAS HESPERIDES




Es un pequeño y delicioso jardín situado junto al Jardín Botánico de Valencia y que posiblemente es desconocido para la mayoría de los valencianos. Está dispuesto como un “Hortus conclusus”, a modo de guiños que sugieren al transeúnte la posibilidad de entrar en el mundo diferente del espacio ajardinado. Es de estructura geométrica con terrazas decrecientes albergando la colección de los ocho grupos agronómicos que componen el género Citrus: Cidro, Limonera, Limero, Mandarino, Naranjo amargo, Naranjo dulce, Pomelo y Pummelo. En 50 variedades diferentes. Todo ello con fuentes escondidas y juegos de agua. 


En la puerta de entrada encontramos la siguiente estrofa: "A través de las olas del mar profundo llegaron a la hermosa isla de los dioses, allí donde las Hespérides tienen su casa de oro"; mientras que en puerta de salida encontramos esta otra estrofa "Las manzanas de oro las guardaba un dragón inmortal que tenia cien cabezas y emitía muchas y diversas voces. Con él vigilaban también las Hespérides. 


Este jardín fue premiado en el año 1999-2000 por el Colegio oficial de arquitectos.



 



El género citrus pertenece a la familia botánica de las Auranciáceas ó Hesperídeas. Así las manzanas de oro de las Hespérides, aluden tanto al origen botánico como al origen mitológico de los cítricos, según el cual, cuando la boda de Era con Zeus, la Tierra –Gea- había dado a la diosa como presente nupcial, unas manzanas de oro que Hera encontró maravillosas, hasta el punto de haberlas hecho plantar en su jardín. Confío la custodia de las manzanas y del árbol maravilloso que las producía a Ladón, el dragón inmortal de cien cabezas. Puso también como guardianes a las tres ninfas del atardecer, las Hespérides, llamadas Egle, Eritia y Hespertusa, (Resplandeciente, Roja, y Aretusa de poniente), nombres que recuerdan los matices del cielo cuando el sol va hacía el ocaso. 

A Hércules le fue encomendado, entre los doce trabajos que debían convertirlo en héroe, robar las manzanas de oro del jardín de las Hespérides. Fue a buscar los frutos de la inmortalidad, y se apoderó de ellos venciendo a Ladón, que fue transportado al cielo donde se convirtió en la constelación “La Serpiente”. Las Hespérides, desesperadas por haber perdido las manzanas cuya custodia tenían confiada, se transformaron en arboles: Olmo, Sauce y Álamo, y así las vemos en el jardín. 



En el jardín hay solamente tres estatuas en bronce, obra del escultor húngaro Miklos Pálfi. Una de ellas representa a la diosa Venus, protectora de huertos y jardines, que preside una alberca, una figura representando a Hércules, y la última figura femenina que representa la metamorfosis de la ninfa en Sauce.







3 comentarios:

  1. Gratisimo leerte y pasear contigo a traves de las imagenes y las letras.
    Hermosisimo lugar

    Siempre es bueno leer, hoy me entere algo mas de las manzanas!!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Precioso parque, conozco un poco de Valencia (hace muchos años) pero no este parque, lo anotaré para un futuro, si nos dejan claro
    Bsss

    ResponderEliminar
  3. Vivo en Valencia y jamas oí sobre este parque! para ir a pasear con una peque estará bien? me ha parecido precioso! es como el botanico donde hay que pagar?. Gracias.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.