Feliz otoño

Feliz otoño

martes, 13 de noviembre de 2012

BUSCANDO RESIDENCIA

tercera-edad.org



Las residencias de la tercera edad son lugares en los que las personas mayores van a pasar los últimos años de sus vidas, por lo que deben estar perfectamente atendidas para que sus vivencias sean tranquilas y agradables. 

La geriatría es una de las áreas médicas más complejas en la práctica diaria. Para lograr estas atenciones hay que elegir el lugar adecuado. 

La decisión es delicada, por eso los médicos siempre precisan que lo fundamental es encontrar una residencia que disponga de cuidados y asistencias geriátricas integrales. 

Hoy en día, las residencias, muy diferentes, se basan en la atención no sólo de las necesidades de cuidados básicos, alojamiento y hostelería del residente, sino en la promoción de su autonomía, su dignidad y su desarrollo personal. En las últimas décadas se ha asistido a un aumento considerable en el número de residentes. 

Por todo ello, hay que tener muy en cuenta las características reales de la residencia y no dejarse influenciar sinplemente por su propaganda. Qué duda cabe que la cuestión económica no es baladí, pero a veces nos encontramos con residencias caras que no dan el servicio que debieran. Como primera guía de valoración cito diez recomendaciones primarias que nos sugiere “Selegna”, y que debemos consultar al detalle. 

1.- Cuántos empleados tienen por residente
Los residentes son normalmente personas que necesitan de mucha atención, y ésta sólo se puede dar con un equipo especializado. Pregunte cuántos cuidadores hay por residente y su cualificación, también si la residencia está acreditada como centro sanitario, si tiene servicio de enfermería 24 horas, etc. 

2.- Qué instalaciones tiene la residencia y cómo están conservadas
Valore tanto las estancias individuales como las colectivas, aspectos como el tamaño y acondicionamiento de las habitaciones, calefacción o aire acondicionado, salas de estar y de realización de actividades, terrazas o facilidad para disfrutar de grandes espacios al aire libre. 

3.- La ubicación
No se centre únicamente en la distancia que hay hasta la residencia, sino en el tiempo y los recursos disponibles para llegar allí. Tenga también en cuenta la flexibilidad de los horarios de visita y otros recursos como la posibilidad de mantener videoconferencias con los residentes. 

4.- Servicios incluidos en el precio
Compare precios y servicios. No todas las residencias tarifan igual, sobre el precio básico pueden aparecer suplementos que a lo mejor no habíamos considerado como la podología, el marcado de la ropa, la rehabilitación, las excursiones etc. Valore también si el pago es por adelantado o a final de mes y la cuantía y devolución de la fianza. 

5.- La higiene diaria
Cuántas veces asean al día a los residentes y les cambian la ropa de cama. Tenga presente que en general los residentes precisan de una atención que no siempre puede programarse. El ratio de personal por residente y el olor de la residencia son indicadores claros de la atención que el centro presta a estos servicios. 

6.- Horarios y actividades de la residencia
Conocer a qué hora se levantan, cuándo y dónde desayunan, comen y cenan. Saber que los residentes tienen un gran abanico de actividades lúdicas y cognitivas dirigidas por un nutrido grupo de profesionales a lo largo del día. 

7.- Cómo conviven los residentes
La diferenciación por el estado de dependencia/validez de los residentes es importante, pregunte si cuentan con distintas salas de estar y de qué forma organizan los distintos grupos de actividades. 

8.- Cuidados especiales
Valore la atención disponible en caso de que surjan problemas de salud. Algunas Residencias están acondicionadas para atender una urgencia y tienen una unidad de cuidados especiales con monitorización durante las 24 horas. 

9.- El control de la ropa
Es muy importante que la ropa de cada residente esté limpia y bien planchada sin demora y especialmente que no haya extravíos de piezas. Pregunte como lo tienen organizado. 

10.- Comida
Valore que la comida que se ofrezca en el centro sea casera, supervisada por el nutricionista, con platos sanos y equilibrados y personalizados para aquellos residentes que deben seguir una dieta especial. 



Fuente: Selegna (Debe saber)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.