¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

sábado, 11 de mayo de 2013

LOS NUEVOS JUBILADOS

revista.consumer.es

Los jubilados del siglo XXI... ¡no nos estamos quietos! Comparto con vosotros este artículo, cuyo origen era El País, y que la Unión Democrática de Pensionistas, recogió en su boletín.
No os lo perdáis porque podemos aprender mucho de estos ejemplos tan activos. 

Para el contenido íntegro podéis pinchar aquí:


Un día se acuestan trabajadores, profesores, enfermeras, empresarias o contables, sin distinción, y al siguiente se levantan jubilados. En España hay 7,9 millones de personas de más de 65 años, según el INE, de las que casi 5,5 millones son pensionistas. Angelina Fernández, encargada de una tienda de venta de alta costura, “estaba loca”, dice, por que llegara ese momento cuando alcanzó esa edad, pero no quería dejar de ser una mujer activa, postrarse en el sofá y ver la televisión todas esas horas que antes dedicaba al trabajo. Esa inquietud hizo que emprendiera “un montón de proyectos” personales, desde viajes a cursos de literatura. “Quería hacer esas cosas que no había podido hasta entonces. El horario de un comercio es muy esclavo”. Ahora, a sus 73 años, preside una asociación de pensionistas de Madrid, que le ocupa “27 de las 24 horas del día”, pero que consigue compaginar con su otro cargo: es abuela de seis nietos y tiene dos bisnietos. “Eso de que las personas mayores somos una carga es una fantasía de antaño. Nuestro nivel cultural, de participación y de actividad es cada vez mayor, y aportamos mucho a la sociedad”, defiende. “Ahora no le hables a una mujer de que se pase el día haciendo ganchillo cuando se jubile”, sentencia. 


Los empleos, la formación, el nivel económico, las posibilidades de viajar y el acceso a las nuevas tecnologías que han tenido un grupo creciente de las personas que ahora se jubilan, muy distintos de los trabajos o la formación, a veces ninguna, que tuvieron las generaciones anteriores, han propiciado un cambio en el estilo de vida de los mayores cuando dejan de trabajar. Algunos expertos distinguen ya entre “jubilados tradicionales” o pasivos, y “nuevos jubilados”, que como Fernández quieren seguir siendo una parte activa de la sociedad aunque haya finalizado su etapa laboral. 

En la práctica, la tercera edad ha incrementado su participación en actividades de voluntariado, a veces relacionadas incluso con la ocupación profesional previa. Un fenómeno que ha suscitado reticencias entre los que opinan que su labor detrae el empleo juvenil. Con mejor aceptación, sobre todo desde el sector de la hostelería, cada vez son más los mayores que satisfacen su inquietud viajera, incluso en crisis, según datos de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados (UDP). Y su papel como consumidores y sostén de maltrechas economías familiares es indiscutible a pesar de los recortes en sus propios ingresos: las pensiones. 

En este sentido, los datos del Instituto Nacional de Estadística reflejan ese incremento del nivel de instrucción de la tercera edad. Los mayores de 65 años con un título universitario (licenciatura o doctorado) superaron por primera vez en España en número a los analfabetos en 2011. Mientras que la cantidad de los primeros no ha dejado de crecer, los segundos son cada vez menos, aunque todavía demasiados en relación con los países del entorno. 

Una vida distinta supone una jubilación distinta de la que se concebía hasta hace unos años. Por eso, el informe Las Personas Mayores en España elaborado por el Imserso, alerta de que para “las nuevas generaciones de mayores, el ocio actual enfocado a su edad se aleja considerablemente de su estilo de vida”. Los viajes a Benidorm y los clubes para jugar al dominó se han quedado obsoletos para los nuevos jubilados. 

FTE. Boletín UDP.


11 comentarios:

  1. Ciertamente todo depende de la cultura y las nuevas generaciones de jubilados parece que disponen de ella en gran número, si bien, y aquí está la clave a mi modo de ver: todo depende del nivel de creatividad de cada quien. Así una persona muy creativa en un puesto aburrido pero necesario para ganarse el pan, "jubilea" porque a partir de ese momento dispone de todo su tiempo para dedicarse a lo que ama, a su verdadera vocación creativa: arte, escritura, hobbies de diverso género, etc.
    Personas menos creativas o imaginativas en puestos aburridos, me parece que se dedican a ayudar y colaborar con los más cercanos y a veces hasta sufren y todo porque su vida era el hábito del trabajo al que dedicaban gran cantidad de su tiempo.
    A mi no me preguntes yo nunca seré pensionista, pero tengo un labor liberal desde los 40 + o - y moriré desarrollándola, sin cobrar un duro de la Seguridad Social, ya hace tiempo preveía el problema de las pensiones que tenemos encima. Bs.

    ResponderEliminar
  2. Lamento la problemática de tu caso, y es encomiable tu manifiesta generosidad. Ya sabes, la mortaja no lleva bolsillos, y lo que hayas disfrutado y el bien que hayas hecho es lo que te llevas.
    Evidentemente el avance cultural del pensionista medio cambia las expectativas del ocio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Es tan difícil esto de la jubilación! Hay personas a las que les afecta un montón y no son capaces de asumirlo, en otros casos nos lo tomamos con filosofía. A mi me prejubilaron a los 52 años y coincidió en una época que muchos de mis colaboradores incluso de otras áreas, estando yo de guardia me pedían consejo de que es lo que tenían que hacer. Tuve la suerte de que mis consejos salieron bien y varios días después me lo agradecían. Pero la empresa erre que erre.
    Al principio disponía de mucho tiempo libre lo aproveché para practicar todos y cada uno de mis pasatiempos, pero se fueron terminando y ahora estoy excesivamente ocupado, "Por la mañana no hago nada, pero por la tarde repaso todo el trabajo que he hecho por la mañana"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por muchos años de ese intenso trabajo. Yo retrasé dos años mi jubilación por miedo al vació de trabajo. No sabes lo que lo lamento ahora, perdí dos años de mi vida.

      Eliminar
  4. Que nos esperara a los nuevos jubilidos...si es que nos dejan jubilarnos y no persisten en dejarnos morir amarrados al duro banco de trabajo. Por desgracia la jubilación como tiempo libre para dedicarse a actividades enriquecedoras la estan cambiando por la edad en la que tienes que hacerte cargo del sustento de hijos, nietos y bisnietos en paro. Una edad llena de preocupaciones por el día a día de los que mas quieres y unos ingresos cada vez más mermados por la subida de impuestos.

    Mi padre ya lleva jubilado unos cuantos años y no le he visto aburrirse un solo día, ahora tiene 80 años y hace cinco que fallecio mi madre. Siempre les gusto mucho la jardineria y el pequeño huerto de una casa que tenemos junto al mar. Y alli va día si y día también a sembrar, regar, recoger patatas, tomates, naranjas o rosas...lo que le apetece sembrar cada temporada. Vive al lado de mi casa y come y cena con nosotros y se queda alli toda la tarde. Bueno toda no, que se encarga de sacar de paseo a nuestro podenco durante dos o tres horas de caminata. Los nietos de momento se cuidan solos porque uno esta en Madrid y el otro en Roma, pero cuando eran más pequeños también jugaba con ellos a diario. Ya quisiera yo tener su grado de actividad y salud, y una jubilación así de jubilosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no se lo ha montado mal, no señor. Tener el cariño de la familia y todo el tiempo ocupado es la solución perfecta. Y el podenco no te cuento lo contento que está. Felicidades.

      Eliminar
  5. Apesar de que ainda me faltam alguns anos para a aposentadoria ,já me preparo para esta ocasião pelo menos psicologicamente pois sei que o governo não faz tanto quando deveria, aqui as leis existem mais não se cumprem e não há quem fiscalize, assim alguns direitos só são usufruídos se reclamados.

    Desejo-lhe uma linda semana.
    beijos
    Joelma

    ResponderEliminar
  6. Los que aun no estais jubilados debeis procuraros un plan de jubilación, los gobiernos se desentiende cada vez mas.

    ResponderEliminar
  7. Un buen y motivador artículo sobre el famoso ¿qué hacer después? La cuestión es que nos están, y seguirán, tocando malos tiempos para que la tranquilidad de quienes se la merecen sea la debida. Es un grave problema social. Cuando se rendía al 120% no se decía nada e incluso no se valoraba como se merecía. Ahora, para muchos, la inquietud y la preocupación por el futuro siempre está a la vuelta de la esquina.

    Un abrazo, Marcos.

    ResponderEliminar
  8. Los jóvenes y no tan jóvenes tienen una gran incógnita sobre su futuro. Como tu dices es un gran problema social, esperemos que nuestros gobernantes encuentren la senda de salida porque se les puede ir de las manos, para mal de todos.

    ResponderEliminar
  9. Es una estupenda etapa a la que si hay que llegar con una salud en buen estado.
    Sino la cuesta se hace dificil.
    Pero si, estoy de acuerdo que se puede hacer cantidad de cosas y de expresiones que muchas veces dejabamos de lado por no tener tiempo.
    No considero que jubilarse sea pasar sentada viendo tv.

    La vida nos da muchisimos escaparates para disfrutar.

    Cariños

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.