Feliz otoño

Feliz otoño

martes, 17 de septiembre de 2013

PALACIO MARQUES DE DOS AGUAS – SALÓN DE BAILE



Este palacio es un claro ejemplo del estilo rococó español, aunque la arquitectura estructural del edificio pertenece al siglo XV perteneciente a la familia Rabassa de Perellós, tuvo en sus inicios una estructura gótica siguiendo el estilo de otros palacios valencianos de la época, con fachada con torre almenada y galería corrida en la parte superior. 

Como os prometía la pasada semana os dejo las imágenes del salón de baile del palacio. No es que sea muy grande pero tiene su encanto. El detalle de los músicos en cuarto aparte, dejando que las melodías pasen a través de la celosía de la pared, muy creativo.

Ubicado en la planta noble del palacio, responde al modelo de salón de baile palaciego del siglo XIX. Conserva su mobiliario original y tiene la particularidad de contar con una tribuna cerrada por celosía de yeso, donde se situaban los músicos que de esta forma no podían ver a los danzantes. Preside el techo la obra "El consorcio de don Jaime y Valencia por la Religión", pintado por Salustiano Asenjo en 1865, mostrando una alegoría de la derrota de las tropas moriscas por el rey Jaime I en 1238. En las esquinas del techo cuatro medallones de Venus y Cupido se deben a Plácido Francés. 

¿Bailamos? …





















7 comentarios:

  1. ¡Qué maravilla! Digno de verse, sin duda. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además se oye la música como si de verdad fueran a entrar los bailarines en cualquier momento.

      Eliminar
  2. Precioso salon de baile y muy buena toda la información que aportas.
    Un abrazo, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado. Cariñosos saludos.

      Eliminar
  3. El baile nunca se me ha dado bien, en muchos casos las jovencitas que venían a sacarme a bailar (si, has leído bien), al segundo baile, y como consecuencia de los pisotones, me decían "cambia de música que esta ya la conocemos" y es que aprovechando que iba al pueblo de mi padre, me daban las llaves del granero municipal, me dejaban todos los discos del pueblo y un tocadiscos de aquellos que en ocasiones había que poner una pequeña pesa en la cabeza lectora para que no se saltara de pista y actuaba como los modernos disc jockey, claro que nuestro salón era mucho mejor que el que nos muestras, con una columna en medio para dar vueltas bailando y una plataforma donde se pesaba el trigo... digo, donde ponía mi tocadiscos y todos los vinilos que me traían.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquellas memorables tardes de pickup pisando pies. Si entonces hubiera sabido bailar lo que sea hora...

      Eliminar
  4. Me encantaría veros bailar, yo me tengo que conformar con nadar, y mira que me encanta el baile... pero suelto. bss.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.