¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

martes, 19 de noviembre de 2013

EL PAROTET ( LA LIBELULA )


Las libélulas u Odonatos, también llamados caballitos del diablo, y en valenciano “parotets” son insectos esencialmente veraniegos, de colores vistosos y variados. Son unos animales fascinantes, con unas características biológicas que nos facilitan su observación De las 5700 especies vivientes, 120 en Europa, se contabilizan 77 de ellas en la Península Ibérica.

Las libélulas se localizan mejor en puntos de agua dulce (en movimiento o estancada) y cuando hace calor.

En mi lejana juventud, mejor no os cuento lo que hacíamos cazándolos, pues con la ausencia de pesticidas eran muy abundantes, y parotets y lagartijas, suplían en gran parte la ausencia de juguetes.

La evolución de la propia ciudad ha originado grandes rotondas para facilitar el tráfico, y con ello la necesidad de adornarlas con grandes esculturas.

La pasada semana en la entrada que hice sobre una exposición de Miquel Navarro, prometí hablaros de su escultura “El Parotet”, que al igual que la de Almasil, es de proporciones gigantescas.

El parotet es un monumento situado en la Plaza de Europa de Valencia. Su escultor, juntó tradición y modernidad. La enorme escultura se alza como símbolo de la ciudad.

El “Parotet” es una escultura de 93 toneladas de peso y 46 metros de altura que se inauguró en Octubre de 2003. La escultura fue regalada a Valencia por Bancaja con motivo de la celebración del 125 aniversario de la fundación de la caja de ahorros valenciana. Está construida en acero y pintada de azul celeste. Fue construida y trasladada a piezas desde Torrelavega (Cantabria).








17 comentarios:

  1. Como ya te he comentado en alguna ocasión, este tipo de esculturas, al igual que me ocurre con algunas similares que hay en Zaragoza, no me terminan de convencer ya que no se si estoy viendo el palito con las aceitunas pinchadas y la pajita que se pone en un cóctel o lo que dice el autor sobre ella. Así que para ver y hacerme una mayor idea de la situación en la plaza me he acercado a Valencia y he recorrido los alrededores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado en el clavo, como siempre. La verdad es que si me pongo en lugar del Ayuntamiento, no sabría que poner en esas tremendas rotondas para que destacase.

      Eliminar
  2. Anda! No tenía ni idea d q un parotet era lo mismo que una libélula. Con esta escultura tampoco me aclaraba. Pero sí, es gigante, emblemática igual q la pantera rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del mismo autor. ¿Has visto la de Almasil?.

      Eliminar
    2. Pues no conocía la de Almasil. He pasado poco por alli. Este artista hace unas esculturas interesantes y con estilo propio. Por lo que he visto en google, se aprecia mucho su obra. La he buscado y he encontrado esto: http://vientosdelasdosorillas.blogspot.com.es/2012/10/elbarrio-almassil-de-mislata-da-nombre.html?m=1

      Eliminar
  3. No sabía yo que hubiera tanta cantidad de libélulas! Y qué bonitas son verdad, Marcos?
    Mis amigos y yo las atrápabamos y las atábamos con un hilo por el cuerpo. Era como una competición a ver quién atrapaba más. Otras veces corríamos con ellas penduradas del hilo, y claro que algunas se morían. Cuando hacía eso debía de tener yo menos de ocho años y no era muy consciente del daño que hacía.
    La escultura si no me dices lo que es no creo que yo supiera que representa una libélula. :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya he dicho que no iba a detallar lo que hacía, (pero un día no se de donde, obtuve un bisturí).

      Eliminar
  4. Este verano que ha terminado, fotografié una enorme, la mas grande que había visto yo, pero estaba en un cristal y el reflejo no deja que se aprecie bien, siempre me han gustado. La de Valencia la he visto en vivo, le he dado la vuelta y no descubro al parotet por ningún lado. Tus fotos muy ilustrativas, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cuestión de imaginacion Ester. Cuando era pequeño recuerdo algunos parotets gigantes, siempre de color azul celeste, y les llamabamos parotets de basa, (parotets de balsa).

      Eliminar
  5. Muy didáctica tu entrada. Y sí, mejor no dar detalles de lo que hacíamos a las ranas, murciélagos, gatos y demás. Pero es que entonces no teníamos PlayStation

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi primer fracaso científico fue tratar de injertarle la cola a la cabeza de un ratoncillo, había leído que se podía hacer, pero es que no se estaba quieto.

      Eliminar
  6. Aunque soy algunos años más joven que tú,los de mi generación también saliamos de safari,cazando lagartijas y "parotets",se ve que era la costumbre de la época.En cuanto a la obra de Miquel Navarro,siempre he pensado que Valencia no ha sido muy afortunada con sus esculturas al aire libre.Algunas son un auténtico horror.Me gustan las obras de Andreu Alfaro.Un abrazo Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día 30 tengo programada una entrada sobre una escultura de Andreu que desconocía totalmente su autoría, por lo diferente. Ya me dirás si se la atribuías.

      Eliminar
  7. Curioso es muy vistosa la libelula ademas decora tu ciudad, pero curiosamente si Torrelavega (mi tierra) no hubiera puesto su granito de arena, no podriais luil esa belleza jajaaja, es broma, dicho de otra forma haber, Tooelavega supo elegir una belleza de ciudad para poderse lucir,¿mejor asi? un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has arreglado muy bien. He estado muchas veces en Torrelavega de trabajo, y me maravillaba las tiendas con la cantidad mas grande de chaquetas y jerseys que he visto, mucha mas variedad de la que encontraba en Valencia.

      Eliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.