¡Hola Otoño!

¡Hola Otoño!

miércoles, 20 de noviembre de 2013

LOS MAGNOLIOS/AS DE LA ALAMEDA





Magnolia grandiflora, magnolia común, o, simplemente, Magnolia, es un árbol que puede llegar a alcanzar los 27,5 m de altura. Las hojas son simples o ampliamente ovadas de 12-20 cm de longitud y 6-12 cm de ancho. Se utiliza popularmente como árbol ornamental en las regiones donde los inviernos no son demasiado severos. Las fragantes flores son grandes y de color blanco alcanzando los 30 cm con 6-12 pétalos y textura cerosa. 



La Alameda (en valenciano Albereda) es un paseo y avenida de la ciudad de Valencia que tradicionalmente se extiende desde los Jardines del Real hasta la Plaza de Zaragoza, bordeando la orilla norte del Jardín del Turia 




La Alameda era parte del antiguo acceso al Palacio Real de Valencia desde el mar. Abierto el 1677, en aquella época también se le denominó el Prado de Valencia por su amplitud y en referencia al antiguo “rahal” o finca que abarcaba esta zona. 







Hoy en día forma un paseo de poco más de un kilómetro entre el puente del Real y el puente de Aragón. Parece ser que a principios del siglo XVIII, el Intendente del Reino de Valencia Rodrigo Caballero Llanes abordó una serie de mejoras destinadas a definir y mejorar un paseo arbolado, siendo este el origen de los Magnolios que aun la adornan.  












17 comentarios:

  1. Un buen despliegue fotográfico y con la información necesaria para saber y conocer la belleza de esos árboles.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son prácticamente tres siglos de antigüedad, la de cosas que podrían contarnos. Bss

      Eliminar
  2. Rspectacular
    Te cuento algo que sin duda reiras
    Cuando vivia en Santander mi madre compro una planta de ficus, intento trasplantarla a una maceta mas grande, pero, si o si, morian, mi madre decia xd hija tienes una manos que para trasplatar no te sirven, desis, y asumi pero vengo a vivir a la Alicante, mi madre me visita y ve los los ficus arboles enormes, me mira y dice, ves como saben vivir, jajaaal.
    No es clima porque en las floristeria hay plantas de sitios diversos pero para manterla hay saberla cuidar ¿verdad?, ya, pero la juventud es una enfermedad que se cura con los años, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo necesita práctica, de la cual nace la experiencia. Por eso la edad no es que nos haga listos, pero sí escarmentados. Saludos

      Eliminar
  3. las fotos son muy buenas. cada vez me emociona más ante esos árboles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que estos colosos de trescientos años, nos empequeñecen.

      Eliminar
  4. Me encantan esos troncos añosos, viejos, buscando el agua por debajo de las baldosas y el asfaltado, como si de una mano gigante y muy vieja se tratara.
    En donde vivo hay una que tendrá unos treinta años, de momento se está haciendo muy grande pero el tronco es relativamente fino ya que tiene riego y abono permanente, por lo que no desarrolla esas raíces tan espectaculares que nos muestras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El buen cuidado los ha hecho comodones. Invierten su buen montón de años en echar raíces, y un buen día empiezan a desarrollarse a la carrera. Saludos.

      Eliminar
  5. Debe ser -sin duda lo es- un bonito paseo por donde ir a calmar las ansias del espíritu.
    Un saludo desde Gran Canaria, Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es exactamente así, porque la avenida soporta un trafico muy intenso y continuo. El progreso.

      Eliminar
  6. Debe ser maravilloso poder pasear entre ellos, tan majestuosos, tan magnolios...son preciosos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Flor y árbos son excepcionales. Tengo un magnolio en mi casa de campo y cuando produzca flores será un honor poder estar viéndolas.

    Un abrazo, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te deseo que vivas esa suerte y la disfrutes.

      Eliminar
  8. ¡Mi encantan los arboles!
    Gracias por estas maravillas....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Y no te cuento los olivos milenarios, lo que nos podían contar

    ResponderEliminar
  10. Es una lástima que se difundan barbaridades e inexactitudes como las que se dan en este blog, al que he entrado de casulidad. Si se ama a los árboles y se les quiere respetar, primero hay que aprender. Ni son magnolios, ni 300 años. ¡Qué bárbaridad!

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.