¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

domingo, 21 de diciembre de 2014

SABIDURIA PERDIDA POR IGNORADA



Miguel Ángel acabó el Juicio Final a los 70 años; Sófocles escribió Edipo en Colono a los 80; Goethe tenía 81 cuando puso la última línea a su Fausto.

Os recomiendo la lectura de un artículo en el País de Rafael Argullol , del 7-12-2008. “Trastos viejos, ancianos creadores”.

Somos seres capaces de ilusión y no meros vestigios del pasado. En muchos casos gentes de gran valía se ven obligados a abandonar sus trabajos, justo en el momento de su máximo rendimiento, bajo la acusación implícita, a menudo, de estar impidiendo el acceso a los jóvenes y, en consecuencia, sin tener en cuenta que en la formación de éstos el asesoramiento de los maestros es imprescindible para asegurarse la línea de continuidad cultural que vertebra una sociedad.

Los efectos de esta política son desastrosos, incluso desde el punto de vista de la renovación generacional que se proclama, pues, con frecuencia, alentados por el igualitarismo cronológico que transforma a los que deberían ser maestros en trastos viejos, muchos de los jóvenes que acaban siendo promocionados no son los más talentosos o los más intelectualmente apasionados sino los más expertos en boletines oficiales y otras burocracias. De seguir así es muy probable que nos quedemos sin los jóvenes que podrían llegar a algo y sin los ancianos que ya habían llegado.

Es verdad que ahora tenemos viejos en buena forma física e incluso, gracias a los últimos inventos, con resurrecta sexualidad, viejos a los que vestimos como adolescentes y hacemos viajar de un extremo a otro del mundo en animados tours organizados, viejos que entretienen su ocio con todo tipo de maquinitas; pero ¿a alguien se le ocurre que tenga que haber asimismo viejos sabios?

13 comentarios:

  1. Seguro que hay viejos sabios, con inquietudes desde luego, porque los viejos somos capaces de casi todo y lo demostramos siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y valoramos la vida de nuestros padres, y lo mucho que nos enseñaron.

      Eliminar
  2. Como todo el mundo sabe, yo soy un deshecho de la humanidad, un pensionista, un trasto viejo. Pero bastante creativo, con mi blog soy capaz de dar la lata al más pintado y además pasármelo bien.
    Pero esos casi 100 años de Manoel de Oliveira son demasiados años, salvo que llegara en bastantes facultades físicas y mentales; ya no digo en plenas, no querría llegar a esa edad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que hemos dado un paso positivo, practicamente bajando diez años, pero siempre que podamos valernos por nosotros mismos.

      Eliminar
  3. La palabra viejo,la debemos observar en el plano físico. solamente, no en el intelectual, ya que está demostrado que los mayores seguimos desarrollando buenas facultades. La sabiduría debe contemplarse siempre, adorarla, mimarla,debe ser influyente, su ausencia en círculos de cualquier orden será nefasto para estos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque de momento no nos consideren. Ahora que no lo tengo es cuando mas hecho de menos su consejo.

      Eliminar
  4. Hay culturas que el máximo respeto se lo dan a los mayores precisamente por su experiencia y sabiduría.
    Felices días Marcos y que al 2015 se le pudea marcar como positivo en todos los sentidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus buenos deseos que hago recíprocos. En mi caso hemos tenido graves problemas de salud en una de mis nietas, y esperamos que el próximo año sea solo de celebraciones.

      Eliminar
  5. Impecable, como siempre, nada que añadir. Bueno si, que quizás la ancianidad, salvo enfermedades mayores, sea consecuencia de las anteriores etapas vitales pero con muchas tonterías superadas.
    Felices días para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente para ti, con todo afecto. Físicamente, también somos responsables de nuestro destino.

      Eliminar
  6. Pude que todavía existan algunas tribus a las que solemos llamar "salvajes", en que sus más viejos no cazan y tampoco luchan en las guerras, pero ellos forman un consejo de sabios y cualquier decisión de la tribu la deben autorizar los ancianos sabios. Aquí también tenemos "consejo de sabios" que ni son viejos, ni son sabios ni saben aconsejar, lo único que saben es cobrar un sueldazo por no hacer nada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Los tiempos cambian, los conceptos también. Eso de la sabiduría de los viejos, y el valor de su experiencia, son ideas pasadas de moda. Pero no es lo único que ha cambiado, también el de los niños es algo distinto en esta nueva era, la inocencia se pierde mucho antes, incluso se está pensando en otorgar derecho a voto desde los 16 años (y he notado que algunas películas calificadas de "para mayores de 14" nosotros no habríamos podido verlas ni con 21...)

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.