Feliz otoño

Feliz otoño

martes, 26 de mayo de 2015

EL CAMPANARIO VIUDO DE SAN BARTOLOMÉ




Siempre me había llamado la atención. Erguido y triste en una esquina de la calle de Serranos con la de la Concordia. Viudo de Iglesia y campanas hasta el final de los tiempos; adosado desde 1954 a un edificio casticista. Es una torre, de planta cuadrada. Está realizada en sillería, salvo el cuerpo de campanas que es de ladrillo. La sillería queda a la vista en los dos tercios inferiores de la torre. El tercio superior está recubierto por cemento formando unos recuadros. 

El pasado 6 de los corrientes, os contaba sobre la fuente de San Marcelino, comentándome un amigo bloguero la vinculación de la Iglesia con la Colegiata de San Bartolomé, y dándome paso a mi historia del campanario de hoy.

-Esta persona tiene un blog (histórico) que es una delicia de leer por lo erudito y documentado, vale la pena de seguir,desdelaterraza-viajaralahistoria , os aseguro imperdonable el perdérselo.-

Y efectivamente la portada de la Iglesia de San Marcelino presenta una de las tres puertas de la que fue Colegiata de San Bartolomé como Monasterio de Monjes basilianos.

Parece ser que ya en el siglo IV, en época del Emperador Constantino contaba con un templo romano al Dios Baco. Fue templo cristiano a raíz del Edicto de Milán, y mezquita durante la dominación musulmana. Reconquistada Valencia fue entregada en 1239 a la Orden del Santo Sepulcro, siendo una de las diez iglesias primeras tras la reconquista; y la dignidad colegial que le otorgara el Papa León XIII en 1903, fue renovada a primeros del siglo XX. Entre los años 1663-1683 fue reconstruida al sufrir la torre una inclinación que hubo que rectificar.

Siendo una de las primeras iglesias quemadas en la guerra de 1936, de la que solo se salvó el campanario. Iniciándose su demolición por el cupulín de remate, fue la decisiva intervención de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos quien la paralizó dejándonoslo para la posteridad. 

Es bien de interés cultural con número 46.15.250-059, por resolución de 19-11-1981. 

El odio, la estupidez y la incultura, nos ha privado de las esculturas de Leonardo Julio Capuz, y pinturas de Joan de Joanes y Ribalta que contenía. Así como los frescos de su cúpula, obra de Antonio Cortina Farinos.









19 comentarios:

  1. Qué fotos más lindas¡ gracias x compartir
    Al perrito, es que aún no lo saco a la calle, por eso lo del pis y cacas.
    Bss y gracias

    ResponderEliminar
  2. Qué fotos más lindas¡ gracias x compartir
    Al perrito, es que aún no lo saco a la calle, por eso lo del pis y cacas.
    Bss y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el tiempo se solucionan todos esos problemillas. Bss

      Eliminar
  3. Es una pena que se derriben monumentos en cualquier país en aras de que son irrespetuosos con la religión de esa época como está pasando en la actualidad con ISIS con las ciudades y monumentos patrimonio de la humanidad.
    Me gustan las fotos, pero yo he conseguido una muy buena , ya que me he acercado hasta allí, parece un faro de Valencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El daño que están haciendo a la cultura mundial es irremediable. La humanidad está tardando demasiado en responder a esa jauría de perturbados.

      Eliminar
  4. Gracias Marcos, cuando nos cuentas estas cosas las disfruto, las fotos son estupendas y la estupidez y especialmente la incultura no cesa en este puñetero país de adocenados. Voy a pasar por el blog que recomiendas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Bonitas fotos y excelente el texto, ya que estás muy bien documentado.

    Saludos Marcos.

    ResponderEliminar
  6. He pasado por el blog, después de disfrutar de tu entrada, y me he quedado. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  7. Hola Marcos,
    gracias por haber llegado hasta mi blog y haberme conducido
    hasta aquí. Bienvenido siempre que lo desees.

    Un tema muy actual, éste del salvamento del patrimonio
    cultural que los ignorantes brutos tratan de arrasar.
    Me alegro d eque al menos, este campanario,
    haya resistido a la violencia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Qué magnífico artículo sobre una de mis torres favoritas, no por ser la más alta ni hermosa ni útil, sino simplemente por ser. Es una superviviente.
    Le agradezco mucho, amigo Marcos, sus elogiosos comentarios, máxime por venir de un vecino que tan bien se ve en su blog cuánto quiere a su tierra, que es la mía también. Muchas gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comentando alguna vez con uno u otro amigo, han pasado mil veces por la calle de Serranos y no se habían extrañado de ver el campanario solo, es muy curioso como miramos sin ver. Un abrazo amigo.

      Eliminar
  9. Es Marcos, para pensar también en ese odio, estupidez e incultura, como dices, de quienes aún en nuestros días entran avasallantes a ciudades, con el enhelo de destruir todo lo que encuentran a su paso, en el marco de su fanatismo.

    ResponderEliminar
  10. Una guerra civil de hermanos contra hermanos es una barbaridad que esperemos no se repita en este pais, pero lo lo que está pasando en oriente próximo es un problema mundial que se está yendo de las manos a quien corresponda.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.