¡Hola Otoño!

¡Hola Otoño!

lunes, 25 de mayo de 2015

LAS IMPRESCINDIBLES PROTEINAS



Las proteínas son nutrientes fundamentales a todas las edades. Los niños las necesitan para crecer, las embarazadas para llevar a buen término su gestación, los adolescentes para su buen desarrollo, etc. Pero son las personas mayores las que más expuestas están a sufrir un déficit por diferentes causas tanto sociales como fisiológicas. Debemos tenerlo en cuenta y ofrecer soluciones viables a esta situación que se puede escapar a nuestro control.

Cada vez son más y en el futuro el número aumentará. Los datos señalan que ya son ocho millones en España los mayores de 65 años y que la estadística va creciendo. Además, la baja natalidad y el aumento de la esperanza de vida les convierte en un colectivo que merece atención especial a varios niveles.

A medida que envejecemos, nuestro organismo cambia. No solo aparecen arrugas y canas?; también nuestra fisiología se modifica. La digestión, absorción y transporte de nutrientes se ve alterada, por lo que resultan más vulnerables a la desnutrición que los más jóvenes.

El problema empieza ya en la masticación. La salud de la boca es fundamental para que puedan masticar y los alimentos se mezclen adecuadamente con la saliva. La pared del estómago es menos flexible y la saciedad se percibe antes, por lo que comen menos. La superficie de absorción es menor, y de ahí que los nutrientes no se absorben adecuadamente.

A esto puede añadirse que suelen padecer problemas de salud crónicos como hipertensión, diabetes, etc. o puntuales como la rotura de una cadera o problemas en su dentadura postiza. Estas situaciones incrementan la posibilidad de que se alimenten peor y puedan padecer desnutrición o presentar déficit de algunos elementos imprescindibles.

Si convives con ellos (o no), recuerda que es fundamental evitar que dejen de comer y, sobre todo, acostumbrarlos a seguir una dieta equilibrada en la que se incluyan alimentos de todos los grupos. Puede suceder que un día no tengan hambre, pero no puede convertirse en la norma y dejar que eliminen lo que no les guste o cueste trabajo que coman.

Suelen quejarse de que no pueden masticar la carne o que el pescado tiene espinas y les cuesta separarlas. Estos alimentos son la principal fuente de proteínas de origen animal, y renunciar a ellos supone reducir drásticamente las posibilidades de aportar la cantidad diaria recomendada.

La carencia de proteínas genera problemas de salud a nivel estructural y para la cicatrización de las heridas, por ejemplo. Así, si se hacen una herida o tienen una úlcera en la boca, les costará más que pase y pueden sufrir infecciones con mayor facilidad al mantener la herida abierta. Lo mismo ocurre en personas más jóvenes que no pueden masticar o que han sido sometidos a ciertas cirugías que les impiden comer adecuadamente.

La mejor opción pasa por consumir estos alimentos de otra forma que resulte de fácil masticación y mejor absorción para aprovechar al máximo los nutrientes que contiene. Proponemos:

-Puré de verduras con carne. Prepáralo cociendo patata, puerro, zanahoria, espinacas y un trozo de carne de cerdo o ternera (con poca grasa) en agua con sal. Añade un chorro de aceite de oliva al terminar la cocción y pásalo por la batidora. Si resulta espeso, puedes añadirle agua hasta alcanzar la textura que sea más agradable.

-Pasta con marisco. No tiene que ser un plato muy caro. Elige lo que haya en el mercado (berberechos, almejas, mejillones, etc.) y resulte más económico. Cuece la pasta con sal y aceite y el marisco en agua con sal. Elimina las conchas y mezcla con tomate y orégano. Añade la pasta y dale un hervor. Si es difícil de masticar, puedes esmagarlo con un tenedor.

-Mejillones al vapor. Cuece los mejillones en agua con sal. Añade unas gotas de limón una vez escurridos. Si resulta difícil masticarlos, elimina todas las partes que resulten duras y esmágalos.

-Flan o natillas. Son fáciles de comer y muy sabrosas si te gusta el dulce. Si las preparas con muchos huevos, aprovecharás mejor sus propiedades.

-Gelatinas de sabores. Resultan un postre muy adecuado y rico en proteínas. Puedes prepararlas en casa o comprarlas ya elaboradas.

Consulta al médico en cuanto percibas que estás comiendo mal y sigue sus pautas. Puede ser necesario aportar proteínas con preparados de farmacia, pero eso debe decidirlo él. No te auto mediques.

15 comentarios:

  1. Muchos mayores viven solos, nadie vigila si comen bien, creo que no lo hacen. tus datos los deberían tener impresos para saber que es importante su alimentación. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo vuelco a incidir sobre el tema por su importancia, porque también pienso que una mayoría no se alimenta correctamente.

      Eliminar
  2. Es necesario vigilar, la enfermera es la ideal ... nos volvemos perezosos y no nos damos cuenta. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si mantienes contacto periódico con alguien que te controle y aconseje, es mucho mejor.

      Eliminar
  3. Yo soy ovo-vegetariana desde hace cuarenta años, no tengo azucar, ni colesterol, ni trigliceridos, ni tensión alta, ni obesidad etc....y las proteinas las puedes tomar del tofu, seitan, alubias, garbanzos, lentejas ....y si quieres te tomas un complejo vitaminico, omega-3-6-9 etc..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que dices te va estupendamente, mi preocupación son los mayores que viven solos y tienen pereza en cocinarse.

      Eliminar
  4. Es indispensable en esta vida estar bien asesorado en cuestión nutricional, no solo en proteinas, las vitaminas, los minerales, carbohidratos etc. es un poco complicado pero en general es realizar lo que ya sabemos, comer de todo, variado y equilibrado
    SAlut company

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de siempre Toni, pero el problema es que muchos mayores se abandonan.

      Eliminar
  5. Es indispensable en esta vida estar bien asesorado en cuestión nutricional, no solo en proteinas, las vitaminas, los minerales, carbohidratos etc. es un poco complicado pero en general es realizar lo que ya sabemos, comer de todo, variado y equilibrado
    SAlut company

    ResponderEliminar
  6. También cuando nos hacemos mayores y tomamos medicamentos estos interfieren en la asimilación de los alimentos que consumimos por nuestro organismo, y pensando que estamos bien alimentados pues no es verdad, tenemos bastantes carencias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que no asimilamos los beneficios como cuando eramos jóvenes.

      Eliminar
  7. Nunca, tampoco en la actualidad, me he preocupado de proteínas, vitaminas o similares, siempre he comido de todo, si engordaba, procuraba comer menos o hacer más ejercicio, así que cuando oigo hablar de la cantidad necesaria para un día normal, realmente me suena a chino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nuestro cuerpo ya nos controla por si mismo. Recuerdo que uno de los pediatras de mis hijos, nos decía, si quiere tomarse dos postres, pues dáselos, y cuando no quiera, ni sofocarte, el niño saber perfectamente lo que le pide el estomago.

      Eliminar
  8. Buena lección que debido a la vida que llevamos no nos detenemos a reflexionar.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es conveniente, y para controlar a nuestros mayores, si aun los tenemos.

      Eliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.