¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

viernes, 31 de julio de 2015

¿PODEMOS INTENTAR AUMENTAR NUESTRA PENSION?


En España hay 8,5 millones de personas con más de 65 años que tienen poco dinero en el bolsillo, pero mucho en patrimonio. De hecho, el 87% es propietario de una vivienda y, además, esos muros son el 85% del ahorro conseguido a lo largo de su vida. Quieren seguir viviendo en ella, por gusto y por necesidad. El precio medio mensual de una residencia es de 1.550 euros, mientras que la jubilación media alcanza los 1.007 euros –la de viudedad, 626 euros–. Además, muchos son el sustento económico de hijos y nietos.

Con este panorama, no son pocas las personas mayores que se plantean en algún momento rentabilizar en vida sus casas. La motivación en el 75% de los casos es la de obtener mayores ingresos para cubrir necesidades asistenciales y vivir un poco mejor. Aunque con la crisis han surgido nuevas demandas, como "ayudar a los hijos, pagar alguna deuda o derrama en el edificio, y la obtención de ingresos durante un periodo concreto para realizar con posterioridad la venta de la vivienda", dice Carlos A. Martínez Cerezo, presidente de Grupo Retiro, que comercializa desde 1996 productos para que los mayores puedan convertir sus vivienda en una fuente de ingresos.

La crisis merma el interés de la banca

Pero la crisis ha mermado y mucho la contratación del que fue uno de los productos estrella durante los años de bonanza: las hipotecas inversas. "Era un complemento ideal para algunas familias, llegando a triplicar pensiones no muy altas".

Pero la pérdida de valor de las viviendas, el cierre del grifo crediticio y la fusión de las cajas de ahorro ha provocado que prácticamente ninguna entidad lo esté comercializando. En la actualidad solo la ofrece una compañía aseguradora. En 2009 se contrataron unas 2.000 hipotecas inversas. Hoy esa cifra se ha reducido en un 80%, de hecho en 2013 apenas se firmaron unas 300. La contratación cae de forma drástica desde hace dos años, aunque no el interés de las personas mayores.

Según Iñigo Hernández, director comercial de Óptima Mayores, "en España hay una enorme necesidad de obtener liquidez por parte de nuestros mayores". Dice que demandan el producto 100 nuevos potenciales clientes al mes. Pero no hay oferta bancaria. Por eso, "antes del último trimestre del 2015 tendremos un producto alternativo con la colaboración de fondos de inversión extranjeros especializados en este sector en el mercado anglosajón", adelanta Ángel Cominges, consejero delegado de Óptima Mayores, entidad especializada en planificación financiera de personas mayores desde 2005.

La hipoteca inversa es un préstamo con garantía hipotecaria de la vivienda a través del cual una entidad financiera concede una renta mensual a una persona mayor sin perder la propiedad ni el uso del inmueble. Además, "el titular puede cancelar voluntariamente la misma, mediante la devolución de lo dispuesto en cualquier momento", señala Cominges. La deuda solo puede ser exigida por el banco tras el fallecimiento del cliente y los herederos de la propiedad tienen un plazo de 12 meses para proceder a la liquidación de la deuda y recuperar la casa. En la mayoría de los casos, optan por vender el inmueble para cancelar la deuda y repartirse el dinero sobrante.

La esperanza de vida, la edad y el valor de la vivienda, fijado mediante tasación oficial, son los factores que más peso tienen a la hora de fijar la renta. A más edad y más valor del inmueble, más renta. Por ejemplo, para un piso tasado en 200.000 euros el propietario recibiría 186 euros mensuales si tiene 65 años. Pero si ha cumplido los 85 años, la renta subiría a 600 euros. Si el piso está valorado en 600.000 euros y el dueño tiene 85 años percibirá 1.845 euros mensuales de por vida.

Auge de la renta vitalicia

Actualmente se contrata más la renta vitalicia inmobiliaria, que además ofrece una renta más alta. En Grupo Retiro el 28% de las operaciones que intermedian son de hipoteca inversa y el 72% restante de renta vitalicia y de venta con alquiler garantizado. La principal diferencia es que los hijos no heredan la propiedad. Las personas mayores perciben una renta mensual durante el resto de su vida a cambio de la venta de la nuda propiedad de su vivienda, pero manteniendo en todo momento el derecho de uso y disfrute de la misma. Los únicos requisitos son la edad (mayores de 65 años) y la ubicación de la vivienda, ya que en pequeñas poblaciones o zonas rurales no es posible la gestión de estos productos.

Tradicionalmente ha sido contratado por personas sin herederos directos, si bien en los últimos años se nota un cambio de mentalidad en los hijos. "Declaran preferir que sus padres contraten una renta inmobiliaria porque les supone obtener más ingresos y quieren que sus padres vivan lo mejor posible", explica Martínez Cerezo.

Una última opción es la venta con alquiler garantizado, el denominado sale & leaseback. En este caso, el propietario vende la casa pero de forma simultánea se realiza un contrato de alquiler con el nuevo comprador.

Sea cual sea el producto elegido, la vivienda siempre debe estar libre de cargas y su ubicación es clave para que la operación salga adelante. Según Optima Mayores, el tipo de vivienda más habitual de las operaciones cerradas es un piso en capitales de provincia, fundamentalmente Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Sevilla.

15 comentarios:

  1. Mil firmas tienen... Pero la rápida es que sea más de un 0,25 al año... Que pases buen verano... Un saludo desde Murcia....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pus ya ves que nos quedamos con el 0.25%, ahora tocó intentar los votos de los funcionarios.

      Eliminar
  2. Parece una buena solución para algunos que lo necesiten. Pero habrá que leer la letra pequeña. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, y no lo hacemos. Puede resultar muy caro el precipitarse.

      Eliminar
  3. Tienes mucho conocimiento sobre ello, excelente tu artículo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucha documentación al respecto. Bss

      Eliminar
  4. Yo la pensión he tratado de inflarla de varias maneras, entre ellas llevando mi papelito de la pensión a una gasolinera he insuflándole ese aire que normalmente infla los neumáticos, pero ni por esas, así que veo que el papel cada vez es más canijo y escaso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ERes constante e imaginativo en tus métodos. Yo de ti, volvería a plantarlo en macetas, el problema ha de ser en el abono; prueba con polvo de oro.

      Eliminar
  5. Yo no me atrevería a firmar en ninguno de los casos. Como se suele decir, hay muertes repentinas, y al final, habrías dado la casa por cuatro duros privando a tus hijos de un mayor beneficio. De todas formas, no está demás saberlo, quien sabe....
    salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por sentido común, es así, pero dependerá de la necesidad. Con imaginación peliculera, quien sabe si podrían alquilar un sicario para cobrar antes.

      Eliminar
  6. A veces se critica el que los españoles decidamos al compra de una casa en lugar de vivir alquilados.
    Este es un ejemplo de cómo el ahorro en bienes raíces no es tan vano como algunos pretenden.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El alquiler lo veo como tirar un dinero a un pozo, pero ahora por lo que me queda, apostaría por vender el piso, irme de alquiler, y disfrutar con mi esposa mientras pueda.

      Eliminar
  7. Lo malo es que cuando tienes algo se te comen por las patas, son más los gastos que los beneficios.

    ResponderEliminar
  8. Suele pasar a veces con los bienes no productivos.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.