¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

domingo, 25 de octubre de 2015

NUNCA ES TARDE PARA EMPEZAR A CUIDARSE




"Cada vez que me dicen que soy demasiado mayor para hacer algo, lo hago inmediatamente", dijo Picasso, que murió pasados los 90 años en plenas facultades creativas. Quizás, sin saberlo, había puesto en práctica una de las maneras más eficaces de luchar contra el deterioro de la edad, mantenerse activo. Hoy, ser nonagenario ya no es excepcional; y dentro de 30 años será habitual. Alentada por la necesidad psicológica y física de llegar a viejos sin ser decrépitos y avalada por nuevas disciplinas científicas, la medicina antiaging es sin duda la reina de las terapies del nuevo siglo. Pero: ¿funciona? ¿Conseguiremos ser jóvenes con 80 años, frenar el envejecimiento?

A lo largo de los siglos, la búsqueda de la eterna juventud ha sido una constante en todas las civilizaciones pero todos los recursos han sido en vano. La inmortalidad no es humana. Hoy, el realismo científico ha suplido a la magia de antaño, pero la búsqueda continúa. Investigadores de todos los ámbitos se afanan por encontrar al gen o genes de la longevidad, desvelar el porqué del deterioro físico y mental, descifrar la bioquímica hormonal o explicar las razones que irremediablemente nos conducen a la muerte. Envejecer, de momento, no tiene cura; sin embargo, como dijo el actor Martin Held, "todo el mundo quiere llegar a viejo, pero nadie quiere serlo". Y ante la halagüeña perspectiva de sobrepasar los 80 años que nos depara la esperanza de vida occidental, todas las disciplinas implicadas han abierto una nueva vía de investigación en la que el estudio del envejecimiento es el rey.

No todos nos marchitamos igual. Las huellas del tiempo cambian según el individuo, su herencia genética, hábitos y condiciones ambientales. De ahí que todos tengamos dos edades: la que marca el DNI o edad cronológica, y la que nos dicta el estado de nuestro organismo o edad biológica. Hay quien supera los 50 años sin necesidad de usar gafas y quien se las tiene que colocar a los 20. Quien tiene problemas motores con 60 y quien cumple su sueño de tirarse en paracaídas con 70 porque su cuerpo se lo permite. La vejez es una compañera inexorable de los años, pero no a todos nos ataca igual: que una persona tenga una presbicia temprana no significa que los demás órganos vitales hayan envejecido del mismo modo. No hay una fórmula infalible para calcular la edad biológica, pero la medicina antiaging, a través de diferentes mediciones y análisis, es capaz de averiguar el estado real de la mente y el cuerpo.

Hay quien ha llegado a los 122 años. Un caso raro, claro, pero que gracias al aumento de la calidad de vida, los avances científicos y los recursos higiénicos sanitario podrían alcanzar muchas personas en los próximos decenios. ¿Cómo? Además de por herencia genética de la longevidad - que sí, que llegar a nonagenario también se hereda-, porque el futuro nos depara sorpresas prodigiosas en génica, nutrición farmacopea..., que nos ayudarán a ser jóvenes con 80 sin pócimas milagrosas, sino por logros científicos. Los chips genéticos, por ejemplo, que ya permiten conocer la susceptibilidad individual ante problemas tan comunes como las enfermedades cardiovasculares, neurovegetativas, diabetes o cáncer, y detectar los riesgos y evitarlos antes de que la enfermedad aparezca, es decir, mediante el diagnóstico precoz; y por otra parte, gracias a la acción farmacológica.

Para entendernos: entramos en la era de las ciencias genómicas (basadas en el estudio y comprensión de la genética) que darán lugar, por ejemplo, a la nutrigenómica, capaz de valorar con una gota de sangre que alimentos son más beneficiosos o perjudiciales en función de nuestros genes; las dietas serán personales e intransferibles y además del sobrepeso, evitarán muchas enfermedades asociadas al comer por exceso o por defecto. La farmacogenómica, por su parte, será capaz de intervenir en la activación de los genes que nos protegen frente a determinadas enfermedades y silenciar las que las potencian.

Eternamente no, pero vivir muchas más años y en buenas condiciones es una promesa que se cumplirá. Las bellezas septuagenarias -Jane Fonda, Lauran Bacall- no serán ya solo cosa de Hollywood, el bisturí o los retoque; sino que llegar a los 55 como Sharon Stone será tan frecuente como tener el primer hijo, a partir de los 35, algo impensable hace 20 años.

29 comentarios:

  1. Hola Marcos. Pienso que lo principal es tener una buena calidad de vida, llegando con la mente bien clara.
    Que tengas un buen domingo.
    Saludos, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso y la movilidad es lo fundamental. Montse.

      Eliminar
  2. Todos pedimos calidad de vida cuando somos viejos y no nos la hemos procurado cuando eramos jóvenes y todos queremos llegar a centenarios sin hacernos viejos. Yo lo dejo en manos ajenas y que sea lo que El quiera, Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mas sensato, pero El siempre nos regala el libre albedrío, para que seamos nosotros los que busquemos nuestra felicidad.

      Eliminar
  3. La calidad por encima de la cantidad, me parece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amoldandonos a nuestras posibilidades reales, calidad y dignidad de vida.

      Eliminar
  4. Envejecer bellamente es todo un arte
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tantos no son capaces de aprovechar, vivir es precioso; sembrar y recoger, sembrar y recoger.

      Eliminar
  5. Envejecer sin darnos cuenta y cuando el cuerpo nos avisa ... no hacerle demasiado caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No demasiado caso, pero poner remedio a las situaciones, hay que atender las alertas para no pasar a peor fase.

      Eliminar
  6. Dicen que los que nacen ahora y a vivirán cien años de media. Yo no quiero vivir cien años por vivirlos. No me interesa estar todo el día sentada en una silla porque no me puedo mover, ser dependiente, horror. No , eso no.
    Tener todas las facultades como Picasso, eso sería otra cosa, pero aun así, no sé si no sería cansino vivir tanto.
    Ser joven eternamente haría que no quisiéramos morir jamás, me imagino, y eso sería catastrófico. Acabaríamos como en el Mundo Feliz de Huxley.
    Tema complejo. Como tú dices, hoy día somos todos más jóvenes. Los 50 de ahora, si te cuidas, son los 40 de antes. Hacemos ejercicio, vestimos de otro modo, pensamos de otro modo. Para mí la mentalidad es fundamental.
    Bueno, qué rollo. Duremos lo que tengamos que durar. Envejecer no me gusta na de na, es una caca, vaya... jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni creo ni deseo la eterna juventud, pero aunque ya tengo cumplidas todas mis etapas, mientras tenga cabeza y movilidad pienso hacer todo lo que el cuerpo aguante, con sentido común claro. Si rechazas todo lo negativo, amistades incluidas, solo queda disfrutar, del afecto, del sol, de la lluvia, de todo.

      Eliminar
  7. Olá Marcos,
    Cada faze da vida tem sua beleza e só vamos vive-las bem se as aceitarmos e respeitarmos.
    Viver muito e viver bem é objetivo cada vez mais palpável, e fazer bons amigos faz parte de tudo isso, bom ter você no meu círculo de amizades, mesmo que apenas virtual.
    Desejo-lhe uma linda semana.
    Beijos no coração.
    Joelma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, aceitar e respeitar acima de tudo. A vida é bela por si só, e você tem aproveitar cada dia que passa. A verdadeira amizade é um tesouro. Beijos

      Eliminar
  8. Es facil observar que cada generación supera en unos años a la precedente. Se vive más, nos cuidamos mejor, y luego si hace falta nos "parchean" en el "taller"... Es bueno vivir más años, pero si se está bien de salud y se mantiene la cabeza en su sitio. Yo lo que pido es salir y entrar en casa por mis propios pies, saber a donde me dirigjo y regresar a casa.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con movilidad y cabeza lucida, que nos echen años, reconociendo nuestras deficiencias claro.

      Eliminar
  9. Estando funcionales, nada puede impedir ser jóvenes aun sumando muchos años. qué maravilla ¿no crees? Tú con ese espíritu que tienes, nunca envejecerás. Y ni siquiera tendrán que echarte mano en la carrocería para que te veas bien. Porque eso se proyecta del interior.
    Un abrazo y mi admiración. Siempre te estaré siguiendo los pasos para aprenderte mucho, mucho!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara, te pasas de amable. Te aseguro que cada dia me encuentro mas positivo y con mas ganas de hacer cosas. Este año no me ha salido como proyectaba, pero aun no ha terminado y seguro que el próximo mejor. Lo mas importante pasar de la política. no nos merecen.

      Eliminar
    2. Que gran verdad, no nos merecen y pensar en ellos es tremendamente deprimente hasta para el más fuerte. Pues no van a mejorar y repudiarlos nos enferma.
      De verdad, estoy muy feliz de haberte conocido, ese optimismo que irradias es muy contagioso. Yo soy muy optimista, pero, el estar cerca de personas optimistas como tú, es un regalo del cielo. Gracias por ser como eres. Y.... no lo dudes los meses que faltan para que termine el año, serán mejores y cada año que llegue ¡mejor! confía.

      Eliminar
  10. Marcos:
    Deseo que esta semana seamos pacientes y escuchemos algún ser querido, que lo necesita pero, estamos a veces demasiado faltos de tiempo
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el mayor regalo que podemos hacer, y es tan facil, solo escuchar. Bss

      Eliminar
  11. Ayer estaba tan animado haciendo ejercicio por la ciudad, que se me pasó venir a comentar. Si eso de nonagenario se hereda, entonces ¡lo que me queda! Mi padre falleció a los 92 y mi madre a los 98.

    ResponderEliminar
  12. Está claro que eres de genes longevos, eso se hereda, siempre que trates tu cuerpo con cariño.

    ResponderEliminar
  13. Bueno Marcos, un dia que no te visito y haces un post que me toca de cerca en lo que estamos liados todos los dias, en vivir intensamente hasta los 100ipico y es que una cosa fundamental es que lo tienes que asumir, que darlo por hecho, creértelo, y llevarlo a cabo durante todos los días de nuestra vida, muchos me dicen de que hay que tocar de pies al suelo y que no pasaremos de la media, mas o menos, no t¡estoy en absoluto de acuerdo con ellos, de ilusión también se vive y yo porefiero vivir ilusionado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que tu filosofía es la buena. Hemos de hacer lo posible por cuidarnos lo suficiente para afrontar la vejez con las mejores fuerzas, pero no0 pasarnos el tiempo lamentandonos y pendientes de los achaques, esos ya vendrán, y la ilusión, como bien dices es lo que mueve todo. El gran fracaso de los matrimonios jóvenes es la falta de ilusiones conjuntas.

      Eliminar
  14. Bueno Marcos, un dia que no te visito y haces un post que me toca de cerca en lo que estamos liados todos los dias, en vivir intensamente hasta los 100ipico y es que una cosa fundamental es que lo tienes que asumir, que darlo por hecho, creértelo, y llevarlo a cabo durante todos los días de nuestra vida, muchos me dicen de que hay que tocar de pies al suelo y que no pasaremos de la media, mas o menos, no t¡estoy en absoluto de acuerdo con ellos, de ilusión también se vive y yo porefiero vivir ilusionado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Parece que vamos a vivir más años; lo que no está tan claro es qué calidad de vida tendremos, porque los avances médicos existen, pero los tratamientos no estarán al alcance de todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parte de razon tienes. Hay dolencias que se tratan en grandes complejos hospitalarios que quedan fuera de las zonas rurales.

      Eliminar
  16. Te he copntestado desde el ordenador de mi esposa, (Mari). Marcos.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.