¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

sábado, 27 de agosto de 2016

DEPORTE SI, PERO “OYENDO” NUESTRO CUERPO



Hacemos deporte por muchas razones, pero cada persona tiene que encontrar la suya, y entre todas las razones hay una que destaca por encima de todas, llegar a la vejez en forma y alargar la vida. Han pasado los años en los que nuestro cuerpo lo podía aguantar todo; éramos capaces de realizar grandes esfuerzos, sufrir por encima de lo imaginable, alcanzar cotas de altura y poner a tope nuestro corazón. Ahora la recuperación cuesta más, el cuerpo no se adapta como antes y además las lesiones cuestan más de curar y puede peligrar nuestra salud.

Hay una serie de normas fundamentales que debemos seguir para poder seguir haciendo ejercicio con seguridad. Primero que nada, realizarnos un chequeo médico; tenemos que asegurarnos que el corazón esté sano y que los ejercicios no nos puedan producir arritmias u otras alteraciones que pueden haber pasado inadvertidas. Par ello deberemos realizar una prueba de esfuerzo y una exploración física completa con electro incluido.

En segundo lugar, aunque la práctica de la bici o el footing puede hacerse todos los días, es conveniente tomarse uno o dos días de descanso. El Dr. José Calabuig, especialista en medicina deportiva, nos comenta que hay que escuchar al cuerpo. “Si sufrimos lo estamos haciendo mal y ponemos en riesgo nuestra salud. En un momento determinado, podemos realizar un ejercicio intenso como subir un puerto de montaña en bicicleta, pero no más de diez o quince minutos. Forzar más, sobre todo para personas no habituadas, es contraproducente”.Un reciente estudio publicado en Dinamarca, asegura que aquellos que siguen practicando deportes intensos a una edad avanzada, pueden tener una esperanza de vida incluso menos que los sedentarios.

En tercer lugar, es fundamental escuchar al corazón. En este caso, a partir de los cuarenta sobre todo en los hombres, se incrementa la posibilidad de sufrir lesiones cardiovasculares. Hay una serie de mensajes del cuerpo claros en este sentido: si tenemos algún tipo de molestia en el pecho cuya intensidad aumenta con el esfuerzo, si tenemos sensación de fatiga desproporcionada cuando realizamos alguna actividad como la subida de una cuesta, alteraciones del ritmo cardiaco o incluso sensación de pérdida de conocimiento, hay que moderarse o parar, ya que son síntomas que nos indican algún problema.

En cuarto lugar, hay que empezar, si es el caso, haciendo ejercicio poco a poco y con sentido común, más aún si antes no hemos realizado ningún deporte. Los médicos coinciden es que como término medio son adecuadas un par de horas en bicicleta, andar a paso rápido hasta tres horas, correr como máximo una hora y en el caso de la natación, hasta 45 minutos.

En quinto lugar hay que cuidar la espalda: es fundamental. La espalda es una de las partes del cuerpo que más sufren a lo largo de nuestra vida, y muy en especial, a los que practicamos ciclismo. Con los años, nos vamos encorvando hacia delante debido a que la musculatura de la parte frontal del cuerpo es más fuerte. Aunque hay aparatos en los gimnasios que permiten fortalecer la espalda, también hay una serie de ejercicios que podemos hacer en cualquier lugar como es el pegar el cuerpo lo más posible a la pared, tocándola con los talones, la parte posterior de la rodilla, las nalgas, toda la espalda, los hombros tirando hacia atrás y la cabeza mirando al frente. Hay que abrir los brazos, los codos y el dorso de las manos también pegadas a la pared. Con tan sólo cinco minutos al día se consigue el objetivo de enderezar la espalda, y además según nos indica el Dr. Calabuig, habremos conseguido fortalecer la musculatura de la espalda ya que estiramos unos músculos que tienen tendencia a contraerse. Este ejercicio también se puede hacer en el suelo, sobre una colchoneta.

Y como sexto y último consejo, práctica la fuerza. Según los médicos, a partir de los 30 años la fuerza disminuye de manera notable. Si no se hace ejercicio, hacia los 75 años puede reducirse tanto que a la persona le costará levantarse de la cama o el sillón. Por eso es fundamental hacer ejercicios de fuerza. No se trata de meterse en un gimnasio y comenzar a levantar peso a lo bruto, esto es contraproducente, pero podemos coger cualquier paquete en casa, una botella de dos litros por ejemplo, o un par de kilos de arroz, y levantarlo con el brazo estirado repitiendo este movimiento durante 15 minutos. Así lograremos tener una buena masa muscular que arrope las articulaciones.

De un artículo Escrito por José Manuel Almerich

12 comentarios:

  1. Lo tendré que leer con detenimiento, pero será con el móvil.
    Feliz finde.

    ResponderEliminar
  2. Es muy importante seguir todas esas normas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empezar a forzar el cuerpo sin control médico es una locura a nuestras edades.

      Eliminar
  3. Como siempre nos acercas letras interesantes
    Camino mis 30 minutos diarios y la gimnasia acuatica para que los huesitos a mi edad no sufran especialmente la columna
    Mi jardincito me permite muchos estiramientos je je
    Claro que hay que moverse, quedars en un sillon es morir lentamente
    Y la vida es gratisima para se vivida hasta el ultimo momento
    Buen fin de semana
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes una filosofía de vida envidiable. Eso ayuda un monton a disfrutar el regalo de la vida. Tambien porque estas acompañada de una gran familia, y eso no es casualidad, hay que haberla creado. Se recoge lo que se siembra.

      Eliminar
  4. El ejercicio es muy bondadoso, nos brinda salud, alegría y entusiasmo, no hay que dejar de hacerlo, mientras estemos vivos y podamos.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando veo a una persona mayor que se resigna a perder la movilidad me pongo malo.

      Eliminar
  5. Hacer ejercicio es saludable. Claro está, con precaución.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, y nadie mejor que nosostros mismos si nos oimos.

      Eliminar
  6. Hay que eschuchar al cuerpo, es prudente, pero no un hipocondrico
    pasate si quieres por mis cosas que te gustara
    salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con mucho gusto. La hipocondria y la moral excesivamente escrupulosa son deformaciones.

      Eliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.