Disfruta del otoño

Disfruta del otoño

sábado, 19 de mayo de 2018

COMAMOS




Comer es una necesidad. La importancia social del buen comer parece haber desaparecido, pero aunque los modales se hayan relajado, hay que ser consecuente con el lugar y la situación.

Casi parece que ya no hay reglas, pero seguro que si estamos invitados en casa ajena y no hay demasiada confianza, estamos mas atentos a nuestro comportamiento. Una regla que no falla es ver primero como lo hacen los anfitriones, sobre todo la esposa, y luego imitarla.

Sería de mala impresión comer con ansia, como si hubiéramos estado esperando ese momento desesperadamente.

Cicerón nos daba este consejo: “Hay que comer y beber con tal moderación, que nuestras  fuerzas se restauren y no se recarguen”. “Muchos platos, muchos malos ratos” sentenció Thomas Moffet, en su admirable filosofía. Cervantes abunda en la misma opinión cuando aconseja: “Come poco y cena mas poco; que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estomago”.

Desde luego no emplees nunca el aire de tus pulmones para enfriar la sopa u otros alimentos. Enfríala aireándola con la cuchara.

En la sopa yo prefiero el método francés de entrar la cuchara perpendicularmente a la boca para estar seguro de no sorber. Los gorgoritos, son los pájaros los únicos llamados a hacerlos. No trates de usurparles esa facultad al tomar la sopa.

Olvídate que tienes un cuchillo cuando comas huevos, tortillas, legumbres o ensaladas.

No sabéis lo satisfecho que estoy, que a mis hijas les enseñaron en el colegio de barrio a mondar la fruta sin tocarla con la mano. Y por favor, no mondéis nunca la naranja, la pera o la manzana en espiral.

Bueno, todo tiene la importancia que se le quiera dar.

25 comentarios:

  1. En mi caso fueron mis padres los que me enseñaron y mis hijas han aprendido tambien en casa, ellas ahora enseñan a sus hijas, (créeme en el comedor del cole se come muy mal). Cuando tienes costumbre de comer bien lo haces siempre estés donde estés y es muy fácil comer según las reglas, se aprende de pequeños y ya es para toda la vida. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De pequeño en casa éramos demasiado estrictos. Nadie empezaba antes que mi padre ni se le ocurría levantarse sin su permiso. Todo cambio cuando nueve años mas tarde nació mi hermana. Desde luego el ejemplo somos los padres, pero recuerdo el primer día que en un restaurante me pusieron el utensilio para comer los espárragos, me quedé a cuadros.

      Eliminar
  2. Mientras más pequeños, más sencillo resulta aprenderlo, como si fuera en automático.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en todo, luego todo resulta automático. Recuerdo una vez en una conferencia que incluia cena, y me dice el de mi derecha;: "Se cual es su profesión? Es cirujano, le he visto como pela la fruta. ¿? Mande?

      Eliminar
  3. Y también lavarse las manos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hay algunas cosas que son importantes y otras que son de protocolo. Tampoco hay que pasarse, como dices tú, todo depende de la importancia que se le quiera dar. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de haz lo que vieres es importante, dependes de situación y lugar, tampoco puedes violentar a tu vecino.

      Eliminar
  5. Comer es un placer, genial, sensual. Comiendo espero al hombre a quien yo quiero, tras los cristales de alegres ventanales.
    - Jubi, que no van por ahí los tiros

    ResponderEliminar
  6. Al hombre que tú quieres?. Jubi, ya no somos amigos, lo siento.

    ResponderEliminar
  7. Comer despacito es muy sano y observando alrededor se notará menos si metes la pata en algún momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabio consejo, además de sano te permite observar lo que hacen.

      Eliminar
  8. Unas normas muy importantes que siempre se deberían de tener presentes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay normas mínimas de sentido común como limpiarte la boca antes y después de beber. Particularmente me desagrada que se manche de comida el borde del vaso.

      Eliminar
  9. Aprender desde pequeños todo lo necesario para estar a la mesa. Tanto peca pasarse como quedarse corto. Tiene su importancia, por supuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso mi insistencia de seguir al dueño de la casa, para no pasarse y avergonzar. Las olivas y el pollo se pueden coger con los dedos, pero haz lo que hagan, pues tambien puede haber a quien le desagrade que lo hagas.

      Eliminar
  10. Guardar unas formas mínimas, además, hacen mucho más placentero aspecto social de las comidas, convirtiéndolo en algo más que la mera alimentación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, guardar cierta compostura según el ambiente y circunstancia.

      Eliminar
  11. Ja, ja, ja, ja! me has hecho mucha gracia. Precisamente estamos ensayando una obra teatral llamada el Tiquismiquis, personaje al que nada le está bien, ese soy yo en la obra
    Salud sin manías Marcos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si subes un vídeo para que te veamos. En una barbacoa rural me encanta hacer de pirata.

      Eliminar
  12. Yo eso siempre lo he llevado muy mal; si tengo que comer con desconocidos, oye que parece que ni me pasa la comida por el gaznate.

    Salud Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo hace falta sentido común, y comer despacio, como dice emejota, para ver que hacen los demás.

      Eliminar
  13. Son unas unas reglas y consejos que en otro tiempo eran comunes en nuestra educación desde muy temprana edad. Después cada uno las aplica o no, dependiendo muchas veces del ambiente social en que se encuentre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.