Disfruta del otoño

Disfruta del otoño

jueves, 17 de mayo de 2018

CONFIDENCIAS DE MI NIÑEZ






Solamente recuerdo una vez que me revelé ante la autoridad materna, creándole un compromiso a mi madre en lugar público. 


Fue el dia que se empeñó en comprarme unas sandalias porque llegaba el verano. Yo entendía que las sandalias eran de chica, y que yo no las llevaría nunca. (Como así ha ocurrido). 

Mi madre no paró en aconsejarme hasta que la tuve puesta en pie derecho, momento en que le dí tremenda patada al espejo de la zapatería que saltó en mil pedazos. Mi madre salió abochornada y yo feliz de mi éxito.



LA FOTOGRAFÍA MAS ODIADA DE MI VIDA

Durante cerca de diez años estuvo colgando este cuadro en sitio preferente, en una sala de visitas de casa de mis padres. Su tamaño era notable con aproximadamente medio metro de altura. 

Nunca dije a mis padres nada al respecto, ni me pasó la imaginación hacerles partícipes de mi vergüenza, cada vez que era enseñado. 

Pero lo odiaba, lo odiaba con todo mi ser. Era mi cuadro maldito, 

Mi abuelo paterno, al que no conocí pues falleció en 1913, era de origen aragonés. 

Y a mi abuela materna, que convivía con nosotros se le debió de ocurrir lo guapos que quedarían sus nietos vestidos de “maños”. 

Y allí quedamos expuestos mi hermano de “Maño”, y yo de “Maña”, con el pitorreo de las visitas, “Pero que guapa ha quedado Jesusito”. 

Me comprendéis…


25 comentarios:

  1. Claro que te comprendo. Las ocurrencias que tenían los padres con uno, y lo linda que luces, amigo. Jajaja.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En aquel tiempo me llamaban "bolita" por lo gordito que estaba.

      Eliminar
  2. Y con la mejor intención...
    De no haber sido así no lo estarías compartiendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego no pretendía romperlo. El primer sorprendido fui yo mismo. Mi madre no recuerdo que me dijera palabra.

      Eliminar
  3. Denotas un carácter fuerte amigo Marcos
    SAlud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se contaba con nosotros, y por lo menos una vez habia que marcar territorio.

      Eliminar
  4. Las abuelas, siempre defendiendo a los nietos, ocultando sus travesuras, explicando historias... pero menuda ocurrencia, te entiendo yo lo hubiera pintado encima, y tambien habría roto el espejo... Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Te entiendo perfectamente, y comprendo tu cabezonería, ya que de tal palo tal astilla, al fin y al cabo tienes descendencia maña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin haberlo conocido le tengo una cariño tremendo, porque debió ser un personaje increíble. A ver si os cuento un día parte de lo que me contaron de su historia.

      Eliminar
  6. Te comprendo. Pero es un entrañable recuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis nietas de tres años deciden como vestirse para cada ocasión. A nosotros no nos consultaban. Al abrigo de mi padre se le daba la vuelta y para mi hermano. Tres años después, se le daba otra vez la vuelta, y para mi. Menos mal que compraba buen paño.

      Eliminar
  7. ¡Vaya que caracter tenías...! Como buen mañico ya venías un poco cabezón...Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  8. No creas, salvo estos dos casos que recuerdo, era totalmente dócil. Los domingos por la tarde, cuando mi padre se iba al fútbol, nos íbamos a casa de mi madrina donde me sentaba en una taburete de tres patas y allí me pasaba todo la tarde. Inimaginable para cualquiera de mis nietos, ni cinco minutos.

    ResponderEliminar
  9. Bonitos recuerdos lo que nos traes hoy; los buenos siempre deben perdurar.

    Salud Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso no muy buenos recuerdos para mí, pero se me quedaron grabados.

      Eliminar
  10. Preciosos recuerdos, Marcos. Muchos valencianos emigraron desde Aragón, seguramente mis ancestros también. Me contaron que mi abuela bailaba la jota divinamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El apellido Fonfría dicen viene de Asturias. Estoy convencido que las familias se movían por el hambre, buscando mejor vida.

      Eliminar
  11. vivir de recuerdos
    vivir el momento
    leer lo que escribes
    y me voy sonriendo

    ResponderEliminar
  12. Habrá de todo, pero hoy día no dudo en que alguna madre le reiría la gracia al niño, en lugar de salir abochornada como la tuya. Y la foto no está tan mal, están muy simpáticos los dos. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego llegó mi hermana, y no me disfrazaron mas de chica.

      Eliminar
  13. Una foto curiosa para el albun de los recuerdos. Otra cosa es tenerla colgada diez años para enseñarla a todo el mundo, normal que sintieras vergüenza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Le tenía perdida la pista, y al final he encontrado el cuadro en Venecia, en poder de una sobrina que se casó con un italiano, hija de mi hermana, quien heredó el ajuar de casa de mis padres.

    ResponderEliminar
  15. jaja.. es que uno a veces tiene de que avergonzarse ante las ocurrencias de los padres..

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.