¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

domingo, 16 de marzo de 2014

EL ORO SOBRE LA PIEL (I)



He visitado una exposición en el Museo de la Ciudad, en la que se exponen por primera vez un total de 112 piezas de diferentes épocas --púnicas, ibéricas, romanas, visigodas, póntico/danubianas, islámicas y cristianas medievales--, propiedad del Ayuntamiento de Valencia. Al estar en hornacinas de cristal y profusión de focos, me ha sido imposible sacar una foto decente sin reflejos, por lo que he tenido que pasar de puntillas.


Del tesoro de Cheste - Siglo III  a.C.

La segunda parte comprende las joyas representadas en el arte a través de cuadros del mismo museo. Me he centrado en ello, y en tres entregas, os comento algunos de los cuadros expuestos.


Retrato anónimo de Carlos IV.- En pie, con el rostro vuelto hacia el espectador, mostrando un aire melancólico y bondadoso, carente de fuerza y expresividad. Viste armadura, fajín de seda roja, y amplio manto con vueltas de armiño, exhibiendo en su mano derecha la bengala, distintivo de la autoridad militar. Luce banda roja de la Orden del Toisón de Oro, así como el gran collar formado por eslabones entrelazados de pedernales o piedras centelleantes, del cual pende el vellocino de oro. Como Gran Maestre de la Orden de Carlos III ostenta el collar, la venera y la correspondiente banda azul y blanca. La concepción se resuelve de forma convencional, utilizando como formando un amplio cortinaje abierto en diagonal, con el fin de realzar el ambiente de regia majestuosidad.


Retrato del Canónigo Liñán, por Vicente López Portaña.- El canónigo Mariano Liñán y Morelló, fue uno de los personajes mas significativos de la vida eclesiástica, política y universitaria de la Valencia de su tiempo. Sentado junto a su escritorio, con el hábito propio de su dignidad, muestra un rostro de expresión enérgica y vivaz. Sobre la muceta ostenta banda episcopal y venera de la Orden de Carlos III, así como una cruz pectoral en oro blanco, engastada en zafiros. En el dedo anular de la mano derecha muestra el anillo episcopal diseñado con los mismos materiales nobles, todo ello símbolo de su consagración y entrega a Cristo, así como del grado de autoridad alcanzado dentro de la jerarquía eclesiástica.



Retrato del general Narváez, por Bernardo López Piquer.- Retrato de tres cuartos del general Ramón María de Narváez, primer duque de Valencia, título que le fue otorgado por Isabel II en 1845. Se trata de una composición sobria, como corresponde a una de las figuras mas representativas de la política española del periodo isabelino. Con expresión amable, se apoya en un bastón de mando que, junto a la rica empuñadura de su sable, enaltece su condición de militar. Vestido con uniforme de gala de Capitán general ostenta la Orden del Toison de Oro, representada por el carnero o vellocino que pende de su cuello, así como las bandas y cruces de las Ordenes de Carlos III, San Fernando y Calatrava.


8 comentarios:

  1. Eso de "Oro sobre la piel" me ha traído ciertos recuerdos y especialmente una cierta nostalgia.
    Te cuento; a los 18 años mis padres me regalaron una Virgen del Carmen con una cadenita, ambas de oro, por supuesto no me la quitaba nunca hasta que a los 33 años me la quitaron de un tirón, me encontraba con media docena de compañeros en una playa de Venezuela, y mas que nadar, lo que hacíamos era saltar cuando venían las olas, en uno de estos envites, noto un tirón y la medalla me había desaparecido, me vuelvo para ver quien había sido y me encuentro rodeado de unos ochos individuos más jóvenes que yo y todos mirándome, así que achanté la cabeza y salí del agua para comunicárselo a mis compañeros.
    Era la primera vez que me robaban, hubo otra ocasión que también lo hicieron en Venezuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento no haberte traido mas buenos recuerdos, el que pierdas forzadamente un colgante, no tiene demasiada importancia, el valor real está en lo sentimental.

      Eliminar
  2. Bien, Marcos, superados, supuestamente, los errores informáticos que he padecido estas semanas, aconsejan los técnicos que escriba solo en las entradas que se publicaron a partir de ayer. Es como empezar nuevamente desde cero porque de lo contrario me arriesgo a que desaparezcan los archivos de comentarios. Por ello, te comento solo a partir de este estupendo reportaje de saber que nos traes hoy. El resto, me lo he leído con la insatisfacción de no poder comentarte lo espléndidos que son; los aceites, los mercadillos, el vandalismocontra monumentos... etc., etc. Además de tener de todo, incluyendo las Fallas, que empiezan hoy, tu maestría con los reportajes y tus largos paseos buscando lugares de interés son tan loables como importantes. ¡Ah!, y los vídeos que poseen una didáctica que bien se deberían de explicar en edades tempranas en las escuelas. Que ya estoy por el ciberespacio con publicaciones propias y no programadas para que me sufras cuando te comento tus excelentes publicaciones.

    Un abrazo, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor, Antonio, no tienes que justificarte. Me alegro mucho que se hayan superado tus problemas informaticos. La verdad es que cuando surge un problema nos vulve locos. Yo he perdido las fotos familiares de diez años por lo menos, junto con todos los viajes mas signioficativos en ese tiempo. Ahora tendré que repetirlos ...

      Eliminar
  3. Excelentes retratos y muy bueno conocer un poco de la historia de tu país y de estos personajes que citas, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos como siempre, Boris. Gracias por pasar.

      Eliminar
  4. No he podido ir, pero como si hubiera visto la exposición, mejor no se puede explicar. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Es curioso, al menos para mí, el detallar lo que se mira.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.