¡Hola Verano!

¡Hola Verano!

domingo, 17 de enero de 2016

EL NO-DO




Nací en la post-guerra, en 1944 y la verdad durante mi juventud no me planteaba ningún tema político; Valencia fue zona “roja”, y mi propio padre fue mandado a “depurar” a Barcelona, pero no se comentaban en casa temas políticos y tuve una infancia que considero felíz, aunque con bastantes estrecheces familiares. Cuando empecé a viajar al extranjero, sobre todo a Italia, sí que me preguntaban continuamente por la dictadura, (era cuando los últimos ajusticiados de la Eta por Franco), y también me sorprendió ver en Italia manifestaciones comunistas por la calle, y padecer algunas huelgas de aeropuertos, temas en España desconocidos.

En el bachiller teníamos la “Formación del espíritu nacional”, que era una María, a la que no se le daba demasiada importancia. Recuerdo que en cuarto de bachiller me suspendieron por no saber que era una “manga ciclista”. No abrí el libro en todo el verano, y al examinarme en septiembre, acabé el examen escribiendo. “Por Dios España y su Revolución Nacional Sindicalista, Viva Franco”, y me dieron un notable. 

Y uno de los recuerdos mas repetido era la sintonía del NO-DO. El cine era prácticamente el ocio del sábado, donde me pasaba mas de cinco horas viendo tres películas y un No-Do, sin levántame del asiento.

El NO-DO (acronimo de Noticiarios y Documentales) o nodo, era un noticiero que se proyectaba obligatoriamente en los cines españoles antes de la película en sí, entre 1942 y 1976, y ya de forma voluntaria, hasta 1981.

Además de los noticiarios, también se proyectaban documentales monográficos, que se llamaban Imágenes, producidos también por el NO-DO.“El mundo entero al alcance de todos los españoles”.

En diciembre de 2012 los Medios Interactivos de RTVE digitalizaron y lanzaron el No-Do completo en el sitio web de RTVE, pudiendo ser consultado en su totalidad por primera vez por los usuarios de todo el mundo y no solo por investigadores. Solo faltan cinco noticiarios perdidos

Su peculiar sintonía, lo mismo que las repetidas imágenes de Franco inaugurando embalses, han quedado grabadas en la memoria de varias generaciones de españoles. La Música del No-Do era de Manuel Parada, compositor de bandas sonoras como Los últimos de Filipinas o El escándalo.

Para nostálgicos, os facilito el enlace: ARCHIVO DE NO-DO



18 comentarios:

  1. Hola Marcos, tiempos aquellos, mas que nostalgia del Nodo es de la Juventud
    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Desde luego no me he expresado bien, como dices me trae el recuerdo de la juventud y de aquellas interminables tardes con la boca hinchada de tanto comer pipas. El nodo ni entonces ni ahora me supone interés, aunque te confieso que la fanfarria de la sintonía, posiblemente de tanto oírla, me resulta simpática.

    ResponderEliminar
  3. Todo aquello tiene una razón, así ocurrió. Historias de la guerra hay en todas las familias, pero es cierto que no se hablaba de ello, pero no se porque, pues chistes sobre Franco o la Guardia Civil si que se contaban. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Coincido contigo. En casa no se hablaba nunca de política pero recuerdo a mi padre escuchar la BBC en la radio... por las noches. El NODO de tu entrada nos marcó una época, la nuestra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces también Radio España Independiente, con todas las interferencias que metían.

      Eliminar
  5. Qué interesante. Me he quedado con la boca abierta con lo que cuentas de tu examen.
    Yo me acuerdo muy bien del Nodo, me trae buenos recuerdos porque era niña. Mi abuelo lucho también en el bando de los rojos, lógicamente , pues era valenciano, pero en casa jamás se hablaba de política. Nunca vi a mis abuelos hablar de Franco, quiero decir, que era algo que estaba asumido y punto. De la guerra sí, mi abuelo siempre hablaba de la guerra.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. En mi casa no se hablaba de política. Mi padre en cierta ocasión se salvó ya que el alcalde del pueblo le avisó con un par de días de anticipación para que se marchara del pueblo ya que los "nacionales" iban a por el.
    Pese a que en casa no se hablaba de política se escuchaba con una radio de galena siempre que se podía a la Pasionaria, a la BBC en español... más adelante con una radio a válvulas de 2ª mano y siempre, muy bajo el sonido para que no se pudiera escuchar desde la calle, buscaba todas las emisoras posibles que no estuvieran controladas por el Estado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un poco la tentación de lo prohibido. Yo tambien tuve una radio de galena, que la antena la conectaba al somier.

      Eliminar
  7. Pues a pesar de su sesgo, no deja de tener su valor documental. El de una época. Es como los libros, es como todo, hay que saber interpretarlo. Yo apenas los recuerdo. Un poco más los fragmentos que ponen en la actualidad. También era peculiar la voz del locutor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta te puede dar la risa floja con reportajes de aquella actualidad.

      Eliminar
  8. Gracias por la información y el enlace.
    Jaajjjj ay "las marias" ....a mi me cateaban en "labores del hogar" porque no me gustaba el hilo y la aguja, tenia mucho codo que hincar porque todo me costaba mucho esfuerzo, que lo mío era jugar y más jugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En casa de mis padres sí que se hablaba de política. Cada uno de un bando distinto y yo, hija única en medio, empapada. No se si ello me inclinaría hacia la filosofía como búsqueda de puntos de paz y encuentro. Quizás.

      Eliminar
    2. Yo fui boy scout, y les teniamos manía a los de juventudes, porque les pagaban todo el equipo y uniforme, y a nosotros nos costaba ahorrar.

      Eliminar
  9. Marco, estupendo post. Podíamos haberlo escrito cualquiera de los de nuestra generación de posguerra, pero se te ocurrió a ti. Me ha gustado mucho.
    Me hizo reir lo del exámen de "Formación del Espíritu Nacional". tampoco yo estudiaba "la María" e inventaba, pero concluiá como el tuyo, dando vítores... y así libraba del suspenso.
    Como a ti, a mi se me abrieron los ojos a otro mundo cuando cruce los Pirineos, allá por los años sesenta, a Italia, Francia y Alemania.
    El NO-DO permance en los recuerdos que acompañaron el cine semanal de varias generaciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Es parte de nuestra historia que no podemos ocultar, sin consideraciones politicas de ningun tipo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Marcos, me gusta pasar a visitarte, tratas temas diferentes y te preocupas describirlo muy bien. En este caso te agradezco la información y el enlace, soy una de esas nostalgicas nacida en el 63.

    Gracias por tus palabras sobre mi trabajo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Siéntete libre de expresar tu comentario en este blog.
Todas las opiniones serán bien recibidas siempre y cuando se redacten desde el respeto pues este solo pretende ser un foro donde compartamos experiencias para mejorar nuestro tiempo de jubilación.
Gracias por entenderlo y participar.